publicidad

Otros

¿Falta alguien en la cena navideña?

La psicóloga Rosa María Curiel nos dice cómo afrontar el duelo en esta época del año.

  • 22/12/2015
  • 16:57 hrs.
La familia es el mejor soporte para alguien que pasa por un duelo en esta época de fin de año, donde la nostalgia se hace presente de manera natural y la sociedad nos obliga siempre a mostrar nuestra mejor sonrisa, explica la psicóloga Rosa María Curiel.
 
Esta expectativa de estar siempre felices, que nos venden tanto comercial como socialmente, hace que nos cueste más compartir estas fechas si estamos enfrentando la ausencia de un ser querido, ya sea que esté lejos o que haya fallecido, porque estar triste no es bien visto.
 
La especialista de la Sociedad Psicoanalítica de México explica que es importante saber diferenciar entre el proceso que se pasa con un duelo y el que se vive cuando se está deprimido.
 
Con un duelo, hay tristeza expresa, llanto, enojo, no te quieres levantar de la cama, no quieres comer, hay una tristeza latente; una persona que pasa por una depresión además de estas señales también se muestra retraída, tiene sentimientos de culpabilidad e incluso se recriminas por aquello que ya no existe.
 
Es aquí cuando entra en acción la ayuda familiar, una persona con depresión se muestra apática para hablar, está sumida en un letargo emocional, muestra negatividad a poder ver aislado el evento que les ocurrió, señala la psicóloga.
 
Lo que se puede hacer para ayudarla es escucharla en caso de que quiera hablar, que llore, que se enoje, incitarla a que exprese cómo se siente, eso es lo que se hace para que una persona salga a flote.
 
Compaginar las celebraciones con el dolor que se pueda sentir por la ausencia de un ser querido no es tarea fácil, cuando alguien no muestre una depresión tan profunda, lo recomendable es hablar las pérdidas.
 
En esta época de celebraciones, fiestas y reuniones, se vale estar triste, es necesario que evalúes lo que has vivido y las pérdidas que tuviste, hacer un recuento del año, eso nos ayudará a estar más fortalecidos.
 
Diciembre, señala la psicóloga, es un mes muy paradójico, la gente puede estar muy ansiosa por las celebraciones y los compromisos, pero también representa una revisión de las pérdidas que hubo en el año. Así unos se tiran a la tristeza y otros se pueden poner maniacos.
 
Hay que dar lugar a los dolores y estar alertas cuando hay un familiar pasa por esta etapa introspectiva, para ayudarlo en caso de que sea necesario.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad