publicidad

Hospital General de México, líder en medicina hiperbáricaOtros

Hospital General de México, líder en medicina hiperbárica

80% de las personas que reciben el tratamiento son por úlcera o pie diabético

  • Paola Ruiz
  • 17/12/2018
  • 18:08 hrs.

La medicina hiperbárica es un tipo de terapia utilizada como tratamiento para cáncer, autismo o mala cicatrización por diabetes. Esta consiste en respirar oxígeno puro en una sala presurizada o un tubo presurizado.





En la cámara hiperbárica la presión del aire se eleva hasta tres veces más que la presión de aire normal. De manera que los pulmones son capaces de respirar más oxígeno puro que en condiciones normales.





Posteriormente el oxígeno es transportado al todo el cuerpo a través de la sangre. Con esta técnica es posible combatir bacterias y estimular la liberación de sustancias que favorecen los procesos de reparación y regeneración de tejidos.





Medicina hiperbárica




Te recomendamos: 7 razones para comer cacahuates todos los días





Líder nacional en medicina hiperbárica





En este sentido, el Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga”, cuenta con una de las cuatro cámaras hiperbáricas más grandes del país. La cámara tiene capacidad para atender a ocho pacientes y ofrece alrededor de mil 200 sesiones terapéuticas al año.





Roberto Eduardo Castro López, jefe del Servicio de Cámara Hiperbárica del HGM, señala que este tratamiento se otorga a personas que padecen alguna enfermedad o traumatismo que provoca la reducción del oxígeno en la sangre.





Se trata de llevar oxígeno al lugar del cuerpo donde hay deficiencia a consecuencia de una enfermedad crónica degenerativa, por la obstrucción de un vaso o por traumatismo.





En el Hospital general de México se han tratado a pacientes con una efectividad del 100% de éxito. Mientras que el 80% de las personas que se atienden son por úlcera o pie diabético.





Medicina hiperbárica




Alternativa viable para diversos padecimientos





También es una excelente alternativa para tratar intoxicación por monóxido de carbono, lesiones de tejidos blandos, retraso de la cicatrización, isquemia periférica traumática aguda, quemaduras térmicas e hipoacusia súbita.





No obstante, para poder ser tratado con esta terapia, los pacientes deben ser evaluados para evitar efectos secundarios. Ser candidato requiere que todos los órganos funcionen adecuadamente. Ya que la presión atmosférica de la cámara puede causarles alteraciones si no están en buena salud.





Algunos de los efectos secundarios de la cámara hiperbárica son la inflamación de la membrana timpánica o del oído, así como sangrado interno o perforación del tímpano.





Conoce más sobre: El mejor desayuno para bajar la presión





Por otro lado, el experto señala que para lograr resultados exitosos es crucial tener constancia en el tratamiento y no suspender las sesiones. Acudir tres veces a la semana permitirá obtener el máximo beneficio en el organismo y una acumulación adecuada de oxígeno.


publicidad

publicidad

publicidad

publicidad