publicidad

Otros

Mamás menores de 18 años, con más depresión

Los embarazos tempranos también pueden tener efectos negativos en la fijación del calcio y el desarrollo cerebral.

  • 17/05/2013
  • 07:31 hrs.

Las madres menores de 18 años manifiestan mayores síntomas depresivos que otros grupos de mujeres, ya que sufren durante sus embarazos cambios hormonales importantes que pueden inducir transformaciones conductuales, dijo el doctor Óscar Galicia Castillo, académico del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana.

Conclusión a la que llegó en una primera etapa de su investigación “Efectos de los embarazos tempranos sobre la actividad eléctrica cerebral”, en donde pudo notar que los estados de estrés metabólico que pueden decrementar la actividad cerebral.

Asimismo, comprobó que las hormonas que tienen un papel fundamental en la conducta emotiva de los seres humanos, en las mujeres pueden influir en la aparición de síntomas relacionados con la depresión, los cuales cambian a lo largo del ciclo menstrual, dependiendo de la edad de ellas y de si están o no embarazadas.

Durante la investigación también se observó que los embarazos en mujeres menores de 18 años alteran su metabolismo, que se refleja por ejemplo en perder su capacidad para fijar algunas moléculas, como el calcio.

Pues explicó que “en el embarazo en la adolescencia el metabolismo desvía todos los nutrientes hacia la supervivencia y el desarrollo del embrión o del bebé, de tal manera que la futura madre entra en una fase deficitaria o de estrés metabólico, en donde gran parte de esos nutrientes y proteínas que le iban a servir para su propio desarrollo, ahora los utiliza para el desarrollo del bebé”.

Reacción del cuerpo, que aunque cuando se tienen 18 o 20 años no se nota, no se siente, ni pareciera haber algún desgaste, en el futuro “se podría asociar con un riesgo de presentar osteoporosis”, dijo el especialista.

Indicó Galicia que con su investigación quiere determinar si el estrés metabólico igualmente que con el calcio y los huesos, impacta a otros órganos, como el cerebro, que quizás plante “tampoco ha terminado de desarrollarse, ni de conectarse por completo, lo que ocurre alrededor de los 21 o 22 años en las mujeres”.

La hipótesis en la cual se centra actualmente la investigación es que los embarazos tempranos podrían repercutir también a largo plazo en un déficit en la conectividad de estructuras cerebrales muy importantes para la vida cognoscitiva y académica, las relacionadas con los procesos de aprendizaje, la memoria, el control emocional, la capacidad de atención y de planeación.

En conclusión, Galicia, espera poder con estos estudios determinar que tanto afectan los embarazos adolescentes a la salud de las jóvenes, para poder brindarles un tratamiento temprano, antes de que se les desarrolle algún tipo de enfermedad. (Con información de La redacción de Súmedico).

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad