publicidad

Otros

¿Qué son las pruebas rápidas de VIH?

Las “pruebas rápidas” de detección de VIH pueden usarse en caso de violación o embarazo sin control natal para un tratamiento oportuno.

  • 20/10/2011
  • 14:44 hrs.
Cuando existe riesgo de haber contraído VIH en una mujer embarazada, es necesario que acuda a realizarse una “prueba rápida”, que permita identificar el virus de inmediato y tratarlo de forma que no se transmita al bebé.
 
Las llamadas “pruebas rápidas” para la detección de VIH son herramientas que permiten hacer un diagnóstico oportuno del Virus de la Inmunodeficiencia Adquirida (VIH-1 o VIH-2), por medio de reactivos que son aplicables en saliva, plasma, suero, orina y sangre.
 
La diferencia entre las pruebas rápidas y las pruebas tradicionales, como la de ELISA o SERODIA, es que no se requiere de un laboratorio para obtener el resultado, el cual puede observarse en pocos minutos. 
 
No obstante, tanto las pruebas tradicionales como las “rápidas” deben ser analizadas por un estudio de Western Blot para confirmar el resultado que indique infección por VIH.
 
De igual manera, en Censida hacen hincapié en que es importante considerar que cualquier prueba de detección, ya sea tradicional o “rápida”, no puede asegurar el que una persona no se haya infectado de VIH después de alguna situación de riesgo, y que cualquier resultado positivo, aún en ausencia de síntomas de Sida, debe ser perfectamente confirmado.
 
De acuerdo con Censida, las “pruebas rápidas” son de gran utilidad en casos de abuso sexual, embarazos sin control prenatal en trabajo de parto, riesgo de transmisión ocupacional y para confirmar si una persona ha desarrollado sida a causa de infecciones oportunistas o cualquier otra manifestación asociada a la evolución de la enfermedad. (Fuente: Censida)
 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad