publicidad

Otros

Tu personalidad es reflejo de tu niñez

Especialista indicó que la personalidad de la mujer adulta es producto de las vivencias que tuvo en su niñez, y que en caso de existir traumas, es posible corregir.

  • 14/09/2012
  • 11:15 hrs.

La persona que somos en la actualidad no es más que el reflejo de lo que vivimos previamente y en especial durante los primeros seis años de vida, y muchas veces a lo largo de más de 40 o 50 años, se pueden seguir arrastrando las vivencias traumáticas o desagradables, forjando una calidad de vida no óptima.

Para restaurar eso, es necesario conciliarse con el niño interior, perdonarlo, amarlo y llenar todas las áreas que pudieron quedar descubiertas durante la niñez, dijo la terapeuta gestalt, Adriana Páramo (*), durante la conferencia para mujeres “Rescatando a mi niña interior”, y el punto clave es encontrar el momento en el que ocurrió ese resquebrajamiento.

Páramo señaló que los traumas generados en la niñez tienen que ver directamente con el trato y la relación que se tuvo con los progenitores desde los 18 meses hasta los seis años, y que hay un ideal y una realidad que distan mucho.

Según la especialista, los padres ideales deberían tener estas características:

  • Brindar amor incondicional
  • Permitir a los hijos expresarse siempre (no limitar sus ideas, emociones o sensaciones porque podrían ser reprimidos o sufrir burlas)
  • Dejar que los hijos sean ellos mismos (mostrarse tal cual son sin máscaras ni disfraces)
  • Promuevan el respeto de las propiedades (sé lo que es mío y lo que es de los demás, nadie viene y revisa mis cosas si mi autorización y luego me reclama por algo que no le gusta)
  • Enseñen a poner límites sanos y correctos (ni dejo que alguien entre de forma abrumadora en mi vida, ni pongo muros impenetrables)
  • Permitan la existencia de confianza (puedo relacionarme con los demás sin necesidad de estar a la defensiva por miedo a que lastimen)
  • Enseñen a separarse de los padres de forma sana (soy eficaz y responsable, tengo las habilidades para responder ante los eventos de la vida, y se evita el problema de la actualidad en que los hijos tienen más de 30 años y siguen viviendo en su casa)
  • Brinden la capacidad para construir el futuro (la vida se construye poco a poco, es como un edición que se va poniendo pisos, incluyendo la pareja con mismos valores y principios, en la vida en pareja es necesario ver si quiere construir lo mismo que tu, y no quedarse con el que sea por miedo a perder la oportunidad).

Sin embargo la especialista señaló que la realidad más bien está llena de:

  • Inseguridad (sarcasmo, y problemas, carencia, una persona que no sabe de violencia no la expresara en otro lado, los seres humanos reaccionan ante las circunstancias)
  • No confió (ni en mi madre porque ya me ha traicionado y lo volverá a hacer y son eventos poco importantes en la adustez, pero el problema es que el evento fue vivido por un niño)
  • No soy valioso (si una mujer se sintiera valiosa jamás permitiría que hubiera violencia domestica, y al restarse valor, permite incluso infidelidades porque sabe que habrá una recompensa y asimila que el tamaño del regalo revela el tamaño de la culpa)
  • Amor condicionado (los padres amenazan a los hijos con retirarles su amor si no actúan de determinada forma)
  • El mundo es hostil (creencia que todos tienen mala voluntad y que nadie me comprende)
  • No debo expresar mis emociones ( las niñas bonitas no se enojan, los hombres no lloran, pero las emociones son inherentes al ser humano, la clave está en saber que hacen las emociones conmigo ,soy su títere o me sirven se impulso para resolver mis problemas, porque si las uso mal solo lastimo a quienes quiero, si alguien sufre y no sabe porque es porque tiene atorado el evento traumático de su infancia y no lo ha sabido procesar, y lo mejor es decir las cosas por las que están molestos y no se externa, en un momento voy andar un golpe por la espalda)
  • Vivo con mascaras y disfraces (crecer con culpas la sensación de no valía, me hace sentir una pequeña disfrazada de señora grande que enfrenta todo, aunque también hay mascaras de víctima)
  • Escondo mi yo (debemos esforzarnos por mejorar, pero aceptarnos como somos, y tener muy claro que cometemos errores, pero que nosotros no somos)
  • Dependo del exterior (hacer creer que soy una súper persona)
  • Mis necesidades no siempre son cubiertas (definir entre deseos y necesidades dejar de creer que tener determinada blusa es de primera necesidad, y dar prioridad a necesidades básicas como comer e ir al baño y no dejarlo para luego porque estamos haciendo otras cosas)

Páramo señaló que todo esto ocurre por las heridas que se sufrieron en la primera infancia, que en gestalt se dividen en seis, se reflejan no solo en el comportamiento de las personas, sino incluso en su físico y su forma de hablar, pero que pueden cambiarse con un proceso de perdón.

(Conoce las heridas que causan disfunción de personalidad

(*) Adriana Páramo
Terapeuta Gestalt
info@adrianaparamo.com 
@adriana_paramo1

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad