Ozonoterapia, alternativa antienvejecimiento

El ozono revitaliza y estimula procesos enzimáticos naturales, protectores y combate los radicales libres que dañan nuestro organismo.

15/02/2011 8:40
AA

A partir de su uso médico, tras la Segunda Guerra Mundial, el ozono ha sido un excelente aliado para el combate de infecciones, pues tiene un alto efecto para eliminar  bacterias y virus, pero con el avance de las investigaciones científicas se ha descubierto que también es un gran agente anti-oxidante y, por ende, es ya un elemento importante en la  medicina antienvejecimiento y estética.

Así lo expuso el doctor Froylán Álvarez Güemez, presidente fundador de la Asociación Mexicana de Ozonoterapia, al explicar que el ozono tiene la capacidad de revitalizar y estimular procesos enzimáticos naturales vitales, protectores y combate los radicales libres que dañan nuestro organismo.

El médico precisó que las aplicaciones de esta técnica vienen determinadas por sus propiedades antinflamatorias, antisépticas, de modulación del estrés oxidativo y de mejora de la circulación periférica y la oxigenación tisular.

Es esta oxigenación el principal atributo del ozono en la medicina estética, puntualizó el especialista,  pues el declive de la microcirculación periférica, que puede traducirse  como el taponamiento de los vasos circulatorios, provoca un deterioro progresivo de los tejidos.

Al emplear este gas ozono como método terapéutico contra el envejecimiento se mejoran  todos los mecanismos de circulación, por ende es el arma más eficaz para combatir las obstrucciones por trombosis y estrechamiento de las venas.

Es durante las dos primeras semanas de ozonoterapia cuando se registra una notable mejora en el sistema circulatorio en general, mejorándose el aspecto físico, pero sobre todo previniéndose enfermedades derivadas de  insuficiencia circulatoria.

El también integrante de la Sociedad Mexicana para el Estudio y Tratamiento de Enfermedades Autoinmunes destacó que este proceso de regeneración del sistema de irrigación sanguínea ha abierto a la medicina mundial la oportunidad de contar con un elemento que funciona tanto de manera estética como en la atención de una amplia gama de padecimientos, las concentraciones y modo de aplicación varían  en función del problema a tratar.

En la medicina estética, la ozonoterapia se aplica en casos de: celulitis, lipomatosis, acné, procesos eczematosos, herpes simple y zoster, micosis, quemaduras, cicatrices, viriasis cutánea, psoriasis,  mucositis. 
 
Para la tercera edad en casos de: cansancio y fatiga crónica, pérdida de memoria; en tratamientos de enfermedades del aparato digestivo en caso de hepatitis víricas (B y C), colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, fístulas perianales, hemorroides, proctitis, ulcera gástrica,  estreñimiento.
 
En la atención de enfermedades  neurológicas, puede ser útil para tratar cefalea vascular, cefalea en racimo, depresión, migraña, enfermedad de Parkinson, demencia senil, arterioesclerosis cerebral, alzheimer
 
En la atención de daños al sistema óseo en artrosis (cadera, rodilla, columna), artritis reumatoide, fibromialgia reumática, hernia discal y conflictos discorradículares, estenosis de canal, síndrome del túnel carpiano y otras neuropatías periféricas, tratamiento local de procesos sépticos (osteomielitis). 
 
En ginecología tiene aplicaciones en casos de: vulvovaginitis de repetición, Infecciones genito-urinarias por virus, hongos y bacterias, mastodinea, procesos inflamatorios y abscesos de mama, complicaciones sépticas obstétricas y puerperales (infecciones postoperatorias en cesárea). 
 
En el sistema cardiovascular es auxiliar para tratar: varices y úlceras varicosas, pie diabético,  tromboflebitis, arteriosclerosis, escaras, insuficiencia venosa y linfedema, rotura de capilares,  cardiopatía isquémica.

En odontología sirve para tratar:  gingivitis, blanqueo dental,  caries.
 
En oftalmología en la atención de:  glaucoma de ángulo abierto, neuropatía óptica, retinosis pigmentaria, degeneración macular senil.

En otinolaringología en: amigdalitis crónica,  faringitis infecciosa,  síndrome vestibulococlear periférico.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: