Pérdida de ser querido, eleva riesgo cardiaco

La manera en que manejamos el estrés, puede generar gran impacto en la salud, explican especialistas.

27/02/2014 10:17
AA
“Se me rompe el corazón”  es una frase muy utilizada por las personas ante la pérdida de su cónyuge o pareja, idea que podría no ser tan errónea ya que un estudio que plantea el riesgo de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular se eleva en las primeras semanas después de la pérdida de un ser  amado.
 
“El estudio muestra que ” la probabilidad de ataque cardiaco o ACV es el doble durante los 30 días cruciales después de la muerte de la pareja para los que sufren la pérdida de un ser querido”, indicó Sunil Shah, coautor del estudio.
 
Estudio anteriores muestran que una pérdida representa un factor de riesgo de muerte, ya que la aflicción tiene un impacto negativo en la coagulación sanguínea, en la presión sanguínea, en los niveles de la hormona del estrés y el control de la frecuencia cardiaca.
 
Ante la carencia de información acerca del impacto que trae consigo la pérdida de un ser querido sobre las enfermedades cardiacas, los investigadores examinaron expedientes médicos con problemas de corazón y los almacenaron en una base de datos, juntaron la información que arrojó datos de casi 30,500 hombres y mujeres británicos de entre 60 y 89 años que perdieron su pareja entre 2005 y 2012.
 
También observaron el historial de un aproximado de 83,600 pacientes de la misma edad que aún no perdían a su pareja en ese periodo de tiempo y encontraron que en el mes siguiente del fallecimiento de la pareja, los casos cardiacos y ACV aumentaron la doble en el grupo de hombres y mujeres de ambos grupos analizados. 
 
Y las cifras fueron relativamente bajas: 50 ataques cardiacos o ACV en el grupo de la pérdida de un ser querido, frente al 67 en el grupo que no sufrió pérdida.
 
“Pensamos que es importante que los médicos, los amigos y los familiares sean conscientes de este aumento del riesgo de ataque cardiaco y ACV, para que puedan asegurarse de que la atención y el respaldo es lo mejor posible en ese momento de mayor vulnerabilidad antes y después de la pérdida de un ser querido”, comentó Shah.
 
Los científicos concluyeron que los hallazgos refuerzan la idea de una  relación psicológica-fisiológica en el riesgo cardiovascular.
 
“La mayoría de las personas son de alguna manera conscientes de que el estrés puede tener un efecto fisiológico pero lo más importante es e es darse cuenta de que hay un impacto real sobre el cuerpo”, añadió la Dra. Martha Grogan, asesora en la división de enfermedades cardiovasculares de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. 
 
Para la mayoría de las personas, el peso emocional de la pérdida de un ser querido finalmente pasará, sugiero que se busquen maneras de aliviar el dolor como hacer ejercicio o tener el respaldo de otras personas”, concluyó.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: