Pancreatitis, riesgo por piedras en la vesícula

La vesícula concentra la bilis y se encarga de escretarla para ayudar a la digestión de carnes y alimentos grasos, pero se puede vivir sin ella.

05/04/2011 8:17
AA

Muchas veces hemos escuchado decir que «de tanto coraje, se te van a hacer piedras en la vesícula biliar», lo cual es un mito; lo que sí es verdad es que los cálculos se forman a causa del exceso de ingesta de grasas y si no se atiende este problema debidamente  pueden traer serias consecuencias, como es la ictericia (contaminación de la sangre)  o la pancreatitis (contaminación del páncreas).

Estas enfermedades se derivan de la obstrucción de los ductos por donde transitan la bilis o las enzimas que contribuyen a la digestión, explicó a SUMEDICO el doctor Eduardo Pérez Torres*, jefe de Gastroenterología del Hospital General de México.

Existe la creencia de que la vesícula biliar  no sirve de nada, sin embargo no es así, enfatizó el especialista, pues este pequeño saco colocado debajo del hígado tiene la responsabilidad de concentrar la bilis  y escretarla en el momento en que el alimento pasa al intestino, a fin de tener una mejor absorción de alimentos grasos.

Sin embargo, cuando registra alguna patología es mejor retirarla para evitar dichas complicaciones, pues las personas pueden vivir sin ella, lo única diferencia es que la bilis pasará directo del hígado al intestino.
 
Los inconvenientes de la vesícula biliar, agregó, se presentan por la formación de cálculos biliares,  piedras formadas  por la sedimentación de los componentes de la bilis como es el colesterol, sales y calcio. Cuando existe un exceso de colesterol, la bilis se espesa y endurece por lo que puede formar arenillas que se transforman en cristales y finalmente en piedras; los riesgos para ello son:

El experto del Hospital General refirió que sólo una de cada tres personas con cáculos biliares presenta síntomas, los cuales son muy característicos:

  • Dolor cólico
  • Vómito
  • Náuseas
  • Abdomen sensible  a la presión.
  • Fiebre y escalofríos.

En estos casos agudos, subrayó el doctor Pérez Torres se requiere hospitalización y se evalúa el tratamiento con antibióticos y una dieta mínima, pero generalmente se requiere cirugía  inmediata para extirpar la vesícula biliar, a fin de evitar la Ictericia, es decir, la obstrucción por las piedras del tubo que conduce la bilis del hígado al intestino, con el riesgo de que se contamine la sangre lo cual se manifiesta con los siguientes síntimas:

  • Coloración amarillenta de la piel y conjuntiva de los ojos
  • Orina muy  oscura
  • Picor de la piel que obliga al rascado
  • Heces descoloridas y blanquecinas
  • Dolor similar al de un cólico biliar

Otro riesgo es el de la pancreatitis aguda, derivada de la obstrucción del conducto del páncreas que desemboca junto al conducto biliar en el intestino, sus síntomas son:

  • Dolor intenso en la mitad superior del abdomen, como «en cinturón»
  • Náuseas y vómito
  • Distensión o hinchazón del abdomen
  • Ictericia

 
Finamente, el doctor Pérez Torres sugirió que para evitar estos riesgos se debe llevar una dieta con bajos contenidos de sal y grasas, así como un alto consumo de agua; lo conducente en casos de sospecha de piedras en la vesícula biliar es realizar diversos estudios, entre los que destacan:

  • Ecografía abdominal 
  • Análisis de sangre
  • Resonancia Magnética

 

*Eduardo Pérez Torres, jefe de Gastroenterología del Hospital General de México.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: