Para qué sirven las abdominales

La grasa del abdomen no se elimina sólo con abdominales, es necesario combinar otros ejercicios aeróbicos y una buena dieta.

18/02/2015 3:29
AA

Algunos dicen que las abdominales no deben hacerse todos los días, otros que sólo sirven para tener una linda figura, y otros más afirman que para que surtan efecto deben realizarse al menos mil en cada rutina. 

Sin embargo, podría tratarse de ideas erróneas, por eso conoce cuáles son los tipos de abdominales y para qué sirve cada uno. 
 
Tips para abdominales
La clave es realizarlas de manera correcta, es decir, cuidando la espalda y el cuello, las dos regiones que más se resienten por el movimiento erróneo. Los brazos deben estar lo más abierto posible, para que la presión la realice el estómago y no otra parte del cuerpo.
 
La grasa del abdomen no se elimina sólo con abdominales, es necesario combinar otros ejercicios aeróbicos y una buena dieta. Además, no es necesario realizar varias en la misma rutina, sino varias bien hechas de cada tipo de músculo: oblicuos, inferiores y superiores. 
 
Los abdominales son músculos, por ello no deben trabajarse en exceso, porque puede producirse fatiga muscular y lesiones. 
 
¿Por qué hacer abdominales?
Prevenir los dolores de espalda: Aunque el ejercicio es el tratamiento más eficaz para los dolores cervicales y lumbares, siempre debe ser una actividad específica que no dañe más la zona. 
Mejorar la postura corporal: Cuando las  abdominales son fuertes no sólo tendrás un cuerpo de modelo, sino que mejorarás tu postura y mantendrás el cuerpo derecho; pero si son débiles instan a encorvar la espalda y los hombros hacia adelante, que genera muchos dolores.
Combatir la hinchazón: sirven para depurar las toxinas y las grasas, así como el exceso de líquido en el cuerpo, mantienen en forma el estómago y los intestinos. Así que si los músculos del abdomen están tonificados, el intestino hará mejor su trabajo y evitaremos el estreñimiento.
Evitar la flacidez: Ayudan a combatir la flacidez después del embarazo, por adelgazar de manera brusca muchos kilos, por el debilitamiento de los tejidos con el paso del tiempo o por la falta de tono muscular.
 
Tipos de abdominales
Abdominales estándar: El movimiento  “aísla” los músculos abdominales, es decir, trabaja sólo esa parte. Te acuestas boca arriba con los pies apoyados en el suelo y las rodillas flexionadas. Las manos van detrás de la cabeza, ligeramente. Flexionas haciendo presión con los músculos del estómago lo más alto posible, manteniendo la zona lumbar apoyada en el suelo o colchoneta. 
 
Abdominales con cuerda o banda: La banda se contrae y eso es lo que le aporta resistencia al movimiento de contracción de los abdominales. Hay que arrodillarse debajo de una polea con una cuerda o banda, sujetar con ambas manos y tirar hacia abajo, detrás el cuello, hasta que las manos se acerquen a la barbilla. Luego se flexiona las caderas y permite que ese peso enderece la espalda. Inclina un poco el cuerpo hacia adelante para contraer los músculos. Hay que tirar de los codos hacia afuera y mantener inmóviles las caderas y la tensión todo el tiempo.
Abdominales con empuje: Hay que acostarse boca arriba en un banco de pendiente inclinada. Para no moverse, hay que trabar los pies con la almohadilla inferior y tomar las mancuernas o los discos; extender los brazos a los costados; inclinarse hacia adelante para levantar la parte superior del torso lo más alto posible y finalmente regresar a la posición inicial.
Abdominales con balón de estabilidad: Permite activar la parte inferior de los abdominales y tener más fuerza en el torso por la activación de algunos grupos musculares. Hay que sentarse en una pelota y caminar hacia adelante para que gire por la espalda; doblar las caderas y las rodillas, dejando que la cabeza y los hombros cuelguen; colocar las manos detrás de la cabeza e inclínarse hacia adelante hasta la altura de la cintura. La espalda baja debe mantenerse contra el balón. 
Abdominales reversos: Aumentan la fuerza en el recto inferior del abdomen. Los pasos son acostarse con las piernas, los brazos extendidos y las palmas apoyadas en el piso. Las piernas deben elevarse hasta que queden perpendiculares al techo. Después bajarlas y subirlas sin flexionarlas y sin que lleguen a tocar el piso. Otra opción es llevar las rodillas al pecho y estirar las piernas para que queden paralelas al suelo.
 
Abdominales con torsión: Con estos ejercicios se trabajan los laterales del cuerpo. Hay que acostarse boca arriba, doblar las rodillas y apoyar los pies en el piso. Las manos deben ir detrás de la cabeza. Hay que levantarse como en una abdominal estándar, pero al llegar arriba hay que girar el torso hacia la derecha, después repetir la acción pero hacia la izquierda (Con información de ABC).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: