Parasitosis, causa de pérdida de energía

Un experto explicó a SUMEDICO Radio que los parásitos son un problema de salud pública y afectan sobre todo a los niños.

02/05/2011 8:00
AA

La presencia de parásitos en el intestino es un problema de salud pública que afecta a la población en general, pero en particular a los niños quienes reflejan síntomas como falta de energía, fatiga o cansancio, decaimiento y dolor de cabeza, lo cual le afecta de diversas maneras, desde la imposibilidad de jugar normalmente con sus amigos y hasta con una baja de rendimiento escolar.

Así lo explicó a SUMEDICO Radio el infectólogo Gerardo Casanova Román: “Los parásitos son generalmente microorganismos de una sola célula (conocidos como protozoarios) y otros como gusanos o lombrices que son terribles, pues se adquieren de una forma inimaginable conocido como el ciclo mano-ano-bucal, que inicia cuando alguien tocó materia fecal, al ir al baño, en la tierra o de cualquier otra forma, y después los llevo a la boca al momento de comer”. Escucha la entrevista.
 
Apuntó que en los adultos no se reconocen síntomas claves, pero se registran manifestaciones que en apariencia no tienen una causa específica, como dolor de cabeza, decaimiento y falta de dinamismo.
 
Empero, insistió, es en los niños donde se registran más los casos de parasitosis, por diversas causas entre las cuales destacan:
  • No saber lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño
  • Tomar alimentos en la calle
 
Esta falta de aseo y la costumbre de comer alimentos en la calle, destacó el especialista, se adquieren en casa pues los menores generalmente siguen los ejemplos de los padres y en ocasiones, incluso en personas que presuntamente poseen un alto nivel de educación, se dan casos en los que no tienen buenos hábitos de higiene como lavarse las manos después de ir al baño.
 
El también maestro en ciencias biomédicas advirtió que si bien la mayoría de los casos de parasitosis inician como una enfermedad leve, esta puede agravarse seriamente pues de no atenderse los parásitos pueden emigrar a otros sistemas, como es el respiratorio e invadir la laringe, como es el caso de la lombriz áscari,  que incluso puede comenzar a salir por la boca al momento de toser e incluso la nariz.
 
Otro grave caso es el de la tania, cuyos huevecillos pueden evolucionar y transformarse en cisticercos que son una gran amenaza a la salud de los niños.  
 
Esa es la razón por la que se debe de atender de inmediato cualquier síntoma en los menores, como son:
 
  • Gran fatiga
  • Decaimiento
  • Vientre abultado
  • Dolor de cabeza
  • Comezón en la zona anal
 
Es por ello, destacó el doctor Gerardo Casanova, que es necesario tener los buenos hábitos de higiene, así como adquirir la cultura de la desparasitación, la cual recomienda la Organización Mundial de la Salud, debe realizarse dos o tres veces al año.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: