¿Qué pasa cuando no te bañas dos días seguidos?

Se producen cambios que pueden causar problemas de la piel y otros órganos

06/01/2017 4:02
AA

¿Cuántas veces te ha pasado que no tienes ganas de bañarte o hace mucho frío que decides postergarlo uno o hasta dos días?

Si bien no pasa nada malo por no bañarte, a excepción de un posible mal aroma, en tu cuerpo se producen una serie de cambios que pueden generar algunos problemas.

Javier Pedraz, dermatólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, explica que no bañarte puede ocasionar infecciones bacterianas en la piel que posteriormente pueden afectar a otros órganos.

“A partir de ese momento (48 horas) aumentan y, aunque no suelen provocar infecciones, en una situación de higiene deficiente, puede ocurrir. La probabilidad es mayor cuando pasamos más días sin bañarnos. Además, el olor corporal surge relativamente pronto aunque lo cierto es que varía dependiendo de la persona”, indica.

El especialista explica que en relación al mal olor, las culpables son las glándulas apocrinas.

“Aparecen entre los 8 y 14 años y están localizadas en las axilas, las ingles, alrededor del pezón y en el ano. Estas producen una sudoración más grasa, y la acción de las bacterias malas generan ácidos grasos volátiles que causan un aroma desagradable y fuerte”, dice.

El dermatólogo Miguel Ángel Gorospe, especialista en Dermatología Clínica en Imema, añade que algunas personas tienen más glándulas o éstas están más activas, por lo que el olor es más intenso.

Los daños que causan

Debido a la acumulación de esta grasa, los especialistas indican que se favorece la aparición de infecciones e irritaciones en una primera fase.

“Para evitarlo debemos hidratarla con una crema hidratante y no con agua. Si lo hacemos, impediremos que se reseque y, como consecuencia, que aparezcan eccemas o picores”, detalla Pedraz.

Si pasan semanas después del último baño, los problemas se agravan porque se favorece la presencia de hongos.

“Necesitan un ambiente adecuado para poder crecer y no siempre se propagan tan fácilmente como las bacterias, pero suelen verse en zonas de flexión (axilas, ingles y región submamaria), como le ocurre a las glándulas apocrinas”, indica.

Por su parte Gorospe indica que estos riegos son mayores en personas que padecen obesidad debido al “roce de una piel con otra”.

¿Cada cuándo hay que bañarnos?

Bañarse poco no es lo indicado, pero hacerlo en exceso tampoco porque se pueden presentar otros problemas en la piel.

“Ducharse demasiado y usar de manera exagerada geles no solo secará nuestra piel sino que también contribuirá a que esta esté más predispuesta a padecer dermatitis y descamación”, señala Gorospe.

En el caso de las personas que sufren psoriasis, la recomendación es tomar duchas cortas con agua templada y con un jabón que cuide la piel.

Asimismo, Pedraz menciona que en caso de tener que saltarnos una ducha, lo que se puede hacer es limpiar bien partes especificas del cuerpo.

“Lo mejor es limpiar las zonas de la piel más predispuestas a la aglomeración de bacterias, hongos y restos celulares en las zonas de flexión y en las zonas interdigitales, sobre todo, de los pies. El cambio de ropa también es recomendable ya que los tejidos pueden acumularlos, aunque en menor medida que en la propia piel”, dice.

En conclusión, los especialistas indican que lo mejor es bañarnos a diario, secarnos bien y mantenernos siempre hidratados.

“Si seguimos estos pasos evitaremos que se propaguen las pequeñas escamas y costras que se acumulan encima de la dermis”, finaliza Gorospe.

(Con información de Buena Vida)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: