El peligro de bañar a tus hijos con patitos de hule

Se encontraron las bacterias Legionella y Pseudomona aeruginosa.

27/03/2018 3:15
AA
patitos de hule

Los patitos de hule son el refugio perfecto para una gran cantidad de microorganismos nocivos.

Los patitos de hule son uno de los juguetes más populares para los niños, sobretodo si de bañarse se trata.

A menudo, el clásico patito de hule se utiliza para fomentar hábitos básicos de higiene en los niños, por ejemplo, bañarse.

Te recomendamos: ¡Cuidado con las chinches en estas vacaciones!

Patitos de hule: fuente de bacterias

Al respecto un grupo de investigadores en Suiza, han comprobado que los patitos de hule son el refugio perfecto para una gran cantidad de microorganismos nocivos.

El recuento de microbios se realizó justo en el líquido que se queda dentro de estos juguetes cuando se aprietan; los patitos de hule suelen apretarse y emitir un particular sonido como de chillido; es en ese momento que el agua entra en el juguete y se queda estancada o se captan microbios.

De hecho, de los 5 patitos analizados, 4 contenían bacterias con potencial patógeno, entre ellas, Pseudomona aeruginosa y Legionella, las pseudomonas se relacionan con infecciones hospitalarias.

Por cada centímetro cuadrado del juguete los investigadores encontraron hasta 75 millones de bacterias y hongos.

El estudio fue realizado por la Universidad de Illinois y el Instituto Federal de Ciencia y Tecnología Acuática, ETH Zurich y fue publicado en la revista npj Biofilms and Microbiomes.

Hasta ahora se considera el primer estudio científico en su tipo, realizado con profundidad.

Consejos para elegir juguetes

La Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) ha emitido recomendaciones para antes de comprar juguetes como el famoso patito de hule:

La etiqueta debe incluir las siglas NOM, es decir, Norma Oficial Mexicana.

1. Elige el juguete conforme a su edad. Busca la indicación de los fabricantes, la edad para elegir un juguete considera las destrezas y habilidades de los niños.

2. Compra juguetes en lugares establecidos que emitan un comprobante o ticket, además de la garantía. Con estos documentos podrás hacer reclamaciones posteriores.

3. Revisa que las etiquetas sean claras, que los juguetes incluyan garantía e intructivo.

4. Busca juguetes con información en tu idioma y presta principal atención en las advertencias o leyendas de precaución.

También te sugerimos: UNAM invita a adoptar plantas en peligro de extinción

Una recomendación extra es que una vez abierto el juguete se desechen las envolturas para evitar asfixia en los niños.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: