Perder el olfato, primer síntoma comprobado de demencia

No poder detectar olores está estrechamente relacionado con el deterioro cognitivo

02/10/2017 5:08
AA
demencia

La pérdida de olfato es una señal importante de que algo en el cerebro anda mal

La demencia es un problema común en adultos mayores y aunque no se puede prevenir, hay síntomas que lo anuncian en etapas tempranas y ayudan a tratarlo a tiempo.

Según un nuevo estudio realizado en casi 3000 adultos de entre 57 y 85 años de edad, perder completa o parcialmente la habilidad olfativa, aumenta las posibilidades de desarrollar demencia en menos de cinco años.

Pérdida del olfato, síntoma de demencia

Jayant M. Pinto autor principal del estudio y profesor de cirugía en la Universidad de Chicago en Estados Unidos, explica que estos resultados confirman que el sentido del olfato está estrechamente relacionado con la función cerebral y la salud.

“Creemos que la capacidad del olfato específicamente, pero también la función sensorial más ampliamente, puede ser un signo temprano importante, indicando las personas con mayor riesgo de demencia”, afirma el experto.

Así mismo, Pinto advierte que la pérdida de olfato es señal fuerte de que algo en el cerebro anda mal y que se ha hecho un daño significativo.

“Una prueba simple de olores podría proporcionar una manera rápida y barata de identificar a aquellos que están en alto riesgo de demencia”, agrega Pinto.

>>Te puede interesar: Este ingrediente puede dañar tu cerebro 

Sentido del olfato relacionado a funciones cerebrales 

Otro dato interesante es que en el pasado, investigadores realizaron un estudio en el que se descubrió que la disfunción olfativa estaba asociada a un mayor riesgo de muerte dentro de cinco años.

En este sentido, los expertos afirman que la pérdida del olfato era mejor predictor de muerte que un diagnóstico de insuficiencia cardiaca, cáncer o enfermedad pulmonar.

Algo importante que debes saber, es que el nervio olfativo es el único nervio craneal que está directamente expuesto al medio ambiente. Las células que detectan olores están conectadas al bulbo olfatorio, justo en la base del cerebro.

Esta ubicación expone potencialmente el sistema nervioso central a peligros ambientales como la contaminación o los patógenos.

Por ello, los expertos concluyen que los déficits olfativos son un signo temprano de enfermedades como parkinson o alzheimer.

“Los olores influyen en la nutrición y la salud mental. Ser incapaz de oler está estrechamente relacionado con la depresión, ya que la gente no tiene tanto placer en la vida”, advierte Pinto.

Por su parte, Martha K. McClintock, profesor de Psicología del Servicio David Lee Shillinglaw de la Universidad de Chicago, asegura que el sistema olfativo también tiene células madre que se autoregeneran.

“Una disminución en la capacidad de oler puede señalar un declive en la capacidad del cerebro para reconstruir componentes clave que están disminuyendo con la edad, dando lugar a cambios patológicos de muchas demencias diferentes”, concluye McClintock.

Cualquier cambio en tu cuerpo es señal de que algo anda mal, por ello nunca debes pasar por alto algún síntoma poco común. Atenderlo a tiempo puede ser la gran diferencia.

>>Te puede interesar: Comer esto con frecuencia rejuvenece el cerebro 

(Con información de Infosalus)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: