Personas en coma sí escuchan a familiares

Escuchar historias en la voz de hermanos, parejas o padres ejercita en el cerebro los circuitos responsables de la memoria a largo plazo.

23/01/2015 3:18
AA

Las personas que se encuentran en estado de coma sí pueden escucharnos, de acuerdo con los investigadores que se han dedicado a observar a personas en coma que escucharon historias familiares que forman parte de sus recuerdos, contadas por sus seres queridos cuatro veces al día durante seis semanas.

 
Mediante grabaciones que oían con audífonos, estos pacientes recuperaron la conciencia significativamente más rápido y tenían una mejor recuperación que aquellos que no escuchan historias.
 
Teresa Pape, la autora principal del estudio, dijo que el escuchar esas historias en la voz de hermanos, parejas o padres ejercita en el cerebro los circuitos responsables de la memoria a largo plazo.
 
La estimulación, continuó, ayuda a desencadenar el primer destello de consciencia, como resultado, pueden despertar más fácilmente, ser más conscientes de su entorno y empezar a responder a las conversaciones y las indicaciones que se les dan. 
 
Es decir, dijo Pape, pueden participar activamente en la terapia física, del habla y ocupacional, esenciales para su rehabilitación.
 
De acuerdo con la experta, el coma es un estado de inconsciencia en el que el paciente no puede abrir los ojos. Los pacientes suelen pasar de un estado de coma a un estado de conciencia mínima o vegetativo, que puede durar semanas, meses o años.
 
Este tratamiento –con las voces familiares- también beneficia a las familias, que se sienten impotentes cuando un ser querido está en coma y les da una sensación de control sobre la recuperación del paciente y la oportunidad de ser parte del tratamiento, resaltó.
 
Cuando los pacientes escucharon la voz de un miembro de la familia diciendo su nombre en voz alta o historias importantes como una boda familiar o un viaje, sus cerebros mostraron un aumento de la actividad neuronal en las regiones involucradas en la comprensión del lenguaje y la memoria a largo plazo, es decir, estaban usando esas regiones.
 
El estudio aleatorizado y con control de placebo, denominado FAST (Familiar auditivo sensorial Training) reclutó a 15 pacientes en estado vegetativo o de conciencia mínima de aproximadamente 35 años, con lesiones causadas por accidentes de moto o automóvil, bombas o ataques. El tratamiento comenzó 70 días después de la lesión.
 
Primero se hicieron pruebas de referencia para ver cómo respondían los pacientes a la información sensorial, como campanas y silbatos, si seguían instrucciones para abrir los ojos o si estaban suficientemente alerta para rastrear visualmente a alguien caminando por la habitación.  
 
Después de seis semanas de escuchar las historias grabadas, se repitieron las pruebas de referencia anteriores en una resonancia magnética, donde se mostró un cambio en el nivel de oxígeno y en respuesta a una voz desconocida. 
 
Como el nivel de oxígeno no cambió con la voz familiar, era indicio de que la capacidad del paciente para procesar y entender lo que escuchaba era mucho mejor.
 
El mayor avance de la recuperación fue en las dos primeras semanas del tratamiento, finalizó la investigadora (Con información de ABC).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: