Piden valorar aportaciones en la vejez

Se buscan medidas para mantener, prolongar y recuperar la funcionalidad física, mental y social de los adultos mayores.

03/11/2014 8:35
AA

 En México hay más de 10 millones de personas con 60 años o más y se estima que para 2050 habrá cerca de 34 millones. El proceso acelerado de envejecimiento poblacional requiere un enfoque integral y de inclusión social que valore las potencialidades y aportaciones de las personas de la tercera edad, coincidieron los integrantes de la Red Académica de Fisioterapia, Rehabilitación y Revitalización Geriátrica.

 
El Primer Congreso de Fisioterapia, realizado en la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) Unidad León de la UNAM, fue el marco de la primera reunión del grupo de expertos interesados en la reflexión, difusión y divulgación del conocimiento clínico y científico sobre la salud y bienestar del adulto mayor.
 
En este marco, Víctor Manuel Mendoza Núñez, director de la FES Zaragoza, aludió a la relevancia de instrumentar estrategias para garantizar el bienestar de los adultos mayores, en especial si éstas los involucran en el cuidado de su salud a través de programas de envejecimiento activo y saludable.
 
A través del enfoque de desarrollo integral gerontológico a nivel comunitario, se pretende establecer medidas para mantener, prolongar y recuperar su funcionalidad física, mental y social; privilegiar el bienestar físico sobre la enfermedad; impulsar el desarrollo integral de los ancianos en sus comunidades; promover el autocuidado, ayuda mutua y autogestión, así como avanzar en el uso óptimo de redes de apoyo social formal e informal.
 
En México, 74 de cada 100 de los mayores de 60 años saben leer y escribir y 73 de cada centenar son independientes.
 
Asimismo, 80 por ciento de las personas de 60 a 84 años pueden participar en programas de envejecimiento activo y saludable a nivel comunitario. “Es necesario reconocer su potencial y capacidad, así como sus contribuciones a la dinámica social”, subrayó.
 
Además, el adulto mayor puede colaborar de manera activa (con conocimiento) en la planeación y estrategias para lograr su bienestar, al utilizar de manera óptima los recursos y fomentar sus capacidades de tipo personal, familiar, comunitario y social.
 
Una vida saludable en la vejez se caracteriza por mantener, prolongar y recuperar la funcionalidad física, mental y social, acorde con la edad y contexto sociocultural, además de prevenir y controlar las enfermedades crónico-degenerativas no terminales y permitir una vida independiente y autónoma. En estas tareas, el autocuidado es esencial, puntualizó (Con información de la UNAM).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: