Pierde prematuramente dientes 95% de los mexicanos

Sesenta por ciento de los niños de 6 años ya tienen cuando menos una caries; alerta experto a sumedico de la importancia de la higiene bucal.

09/02/2010 10:11
AA

Uno de los peores estigmas que padecemos los mexicanos, es la falta de una cultura de salud bucal, esto no obstante que una caries o la inflamación de las encías afecta a todo nuestro organismo, por lo que incluso, aún sin ser la causa,  puede llegar a acelerar el proceso de otras enfermedades graves, como la diabetes, el corazón, e incluso puede derivar en diversos tipos de cáncer bucal.

Así lo alertó a sumedico el doctor Heriberto  Vera Hermosillo, subdirector técnico del Programa de Salud Bucal del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica, quien destacó que  95 por ciento de la población en México pierde dientes por caries y/o destrucción bacteriana, así como por falta de higiene, infecciones de encías y movilidad.

En el marco del Día del Dentista, que se celebra este 9 de febrero, el funcionario reconoció que dicha  deficiencia cultural es causa tanto de la falta de  campañas oficiales para difundir la importancia de la salud bucal, como del descuido en el hogar.

El especialista dijo que si bien se han emprendido programas para contrarrestar estas enfermedades, a partir de la inclusión de flúor en la sal, lo cierto es que más del 80 por ciento de la población padece alguna enfermedad en la boca y es a partir de entre los 12 y  15 años que se disparan  de manera muy  importante tanto la caries como las enfermedades de encías, en especial la gingivitis.

Esta inconsistencia en el cuidado de limpieza, destacó, resulta muy lamentable: “Dos  ejemplos claros, el primero es que el 60 por ciento de los niños a los  6 años de edad ya tienen cuando menos una caries dental, y cuando llegamos a los 65 años y más, ya perdimos en México en promedio 10 piezas dentarias”. 

El médico insistió en que la causa es la falta de una cultura y conciencia de que debemos cuidar nuestra boca: “Desafortunadamente los mexicanos vivimos con un estigma de las enfermedades bucales, el dolor de las muelas, el tener que ir al dentista por urgencia por dolor, a lo largo de toda nuestra vida”.

Aunque el 100 por ciento de las enfermedades buco-dentales son prevenibles, uno de los principales problemas es que “la población no reconoce ni valora la salud bucal, como una salud integral no considera estar enfermo; pero si se tiene dolor o sangrado, no se está realmente sano. Se necesita cambiar y formar conciencia”.

El médico también hizo hincapié en que el color de encía debe ser rosa aperlado, no rojizo ni abultado, por lo que las personas deben de revisarse frente a un espejo y revisar los cambios de color, tamaño y textura, y si hay alteraciones, debe ir de inmediato al odontólogo.

En este contexto, Vera Hermosillo  advirtió sobre los graves riesgos que representa la falta de atención dental: “Las enfermedades de la encía agravan las enfermedades del corazón,  agravan la diabetes, porque no nos permiten controlar adecuadamente nuestros niveles de azúcar en sangre (…) Hay casos en los que definitivamente una  caries dental, un absceso dentario, una complicación, pone en riesgo la vida y hemos tenido casos de muerte por este tipo de lesiones, sin dejar de mencionar los casos de cáncer bucal, de cáncer en lengua por lesiones,  en maxilares, etcétera, que tienen una frecuencia importante, tenemos por ejemplo más cáncer en boca que en cáncer de páncreas”.

Y en cuanto a la poca importancia que se da a la pérdida de dientes, puntualizó que las personas consideran que de esta forma se quitan de problemas, pero “yo quisiera que se acercaran a una persona que tiene una prótesis dental completa, si alguna vez pudieron comer igual, es imposible, las prótesis son muy buenas, pero ayudan medianamente a tener la posibilidad de comer, se pierde la percepción de los dientes naturales con los que  sentimos la dureza, la suavidad de los alimentos y eso nos ayuda a mejorar la digestión y la mejor alimentación”.

Finalmente, el especialista advirtió que existen pocas campañas oficiales a través de los medios de comunicación para fomentar la cultura de higiene bucal, pues la última fue en 2003-2004, en la que en uno de los comerciales se veía a un jugador de futbol pulir su trofeo y cuando acababa sonreía, viéndose una dentadura amarillenta y deteriorada.

Diversas enfermedades dentales

En la bibliografía odontológica destacan diversas enfermedades dentales, la más común es la caries, pero existen diversos tipos de esta.

Caries de primer grado: Afecta únicamente al esmalte. Por lo general no duele y por tanto es más difícil de detectar. En este momento es cuando un buen tratamiento puede asegurar mejores resultados, ya que es poca la cantidad de tejido dañado.

Caries de segundo grado: Afecta al esmalte y la dentina. Puede reconocerse a simple vista por cambios en la transparencia del diente.
Todavía no es un tipo de caries excesivamente dolorosa, lo cual es un inconveniente, puesto que se buscan los servicios profesionales demasiado tarde.

Caries de tercer grado: Es la que afecta a la pulpa dentaria. El proceso ha ido avanzando en profundidad hasta llegar a la pulpa. En este momento ya es muy dolorosa.
La mayoría de las veces el dentista, si quiere mantener la pieza, debe extirpar el nervio y reconstruir luego la corona del diente. Cuando esto no es posible se debe proceder a la exodoncia.

Hay otro tipo de enfermedades, como la periodontal,  tiene su origen cuando depósitos de placa bacteriana de cada región del cuello de los dientes causan irritación en las encías e inflamación.

En esta fase de la enfermedad estamos hablando de un problema de Gingivitis, que es cuando las encías se inflaman, producen dolor y sangran fácilmente.

Esta afección aparece, casi siempre, debido a una deficiente higiene bucal, un mal cepillado de los dientes que permite el desarrollo y proliferación de las bacterias. Estas bacterias forman lo que se conoce por placa dental o placa bacteriana, una capa viscosa y blanda que se acumula principalmente en los empastes defectuosos y alrededor de las piezas dentales cercanas a dentaduras postizas poco limpias, a puentes y aparatos de ortodoncia. Cuando esa capa permanece más de 3 días en los dientes, forma lo que se llama sarro.

Por otra parte la  Hiperestesia dentinaria, es  un problema común que padecen una de cada siete personas y se caracteriza por hipersensibilidad provocada ante la  exposición de la dentina a estímulos externos, debido a un deterioro del esmalte.

Estos estímulos son directamente transmitidos al nervio a través de los túbulos dentinarios que están al descubierto provocando una fuerte sensación de dolor.

En cuanto a la Halitosis, o mal aliento, es una afección de la que se da cuenta muy a menudo. Sea en forma de mal aliento ocasional que siente casi todo adulto sano al levantarse en la mañana, o sea en forma de problemas más serios o graves, desde trastornos metabólicos hasta tumores pulmonares, se dice que la halitosis afecta a casi 50 por ciento de una población.

A juzgar por la magnitud del mercado de ventas de colutorios y otros productos contra el mal aliento (de casi un billón de dólares según las últimas estadísticas), la halitosis es un problema personal que preocupa a mucha gente. Puede ser también un síntoma de ciertas enfermedades que afectan a todo el organismo, como una del  hígado, una diabetes mal controlada, insuficiencia renal o una enfermedad de los pulmones o de la boca. Pero la causa principal es, sin duda alguna, la combinación de residuos alimentarios entre los dientes y una mala o escasa higiene bucal.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: