¿Pierdes peso pero lo recuperas rápidamente?

El "efecto yoyo" surge por diversas razones, pero en especial por siete errores

23/10/2016 11:09
AA

Comenzaste a hacer ejercicio, llevar una dieta más saludable, dejar malos hábitos como fumar o tomar, y bajaste de peso como lo deseabas, pero al poco tiempo recuperaste todos los kilos perdidos e incluso ganaste un poco más, ¿por qué?

A esto se le conoce como “efecto yoyo” lo que es realmente frustrante y nada saludable.

Este efecto ocurre por diversas causas, sobre todo por errores que llegamos a cometer y que no somos conscientes de ello.

Por ello, si subiste de peso después de haber conseguido tu meta, debes analizar si estas cometiendo alguno de los siguientes siete errores.

Comes como antes

Si bajaste de peso, no vuelvas a comer de la misma forma de antes porque consumirás más calorías de las que necesitas.

Para evitarlo, la doctora Paula Rosso, médico nutricionista del Centro Médico Estético Lajo Plaza, Madrid, recomienda incorporar algo de la dieta a la rutina para cambiar malos hábitos y mantener el peso deseado.

Ayunas en exceso

Muchos consideran que no comer, ayudará a mantener el nuevo peso, sin embargo, no es así.

“Además de no ser saludable, hace que se pierda mucho peso para luego recuperarlo en poco tiempo”, explica la doctora Mar Mira, médico-nutricionista de la clínica Mira-Cueto, Madrid.

Por ello, Javier García, dietista y nutricionista de Lidl, indica que se deben comer verduras, y alimentos ricos en proteínas.

Pones fecha de inicio y de final

Fijarse una meta para comenzar a bajar de peso es bueno pero no establecer una para terminar.

El problema es que cuando se cumpla ese plazo, inconscientemente ponemos al organismo en modo recuperación, donde deseará los alimentos de los que ha sido privado.

Un mejor enfoque sería establecer metas como hacer ejercicio cinco días a la semana o comer cuatro piezas de verduras para que la pérdida de peso sea la recompensa.

Te saltas comidas

Javier García explica que si el cuerpo no tiene alimento, se producirá en mayor medida la hormonal cortisol que nos hará correr al refrigerador para comer todo lo disponible.

Lo mejor es realizar cinco comidas al día. Además de calmar la saciedad, acelerarán el metabolismo y ayudarán a quemar calorías.

Sólo consumes productos light

Consumir cosas light o bajas en calorías para no sentirnos culpables, aumentarán la producción de cortisol y por consiguiente el deseo de comer más.

Haces dietas milagro

Estas dietas bajan de peso en poco tiempo pero porque nos hacen perder agua y músculo en lugar de grasa.

Inmaculada Canterla, licenciada en Farmacia, especialista en nutrición y dietética y directora de Cosmeceutical Center, Sevilla, explica que cuando se baja de peso de esta manera, el cuerpo se acostumbrará a gastar menor energía y a tener menos músculo.

“Un estudio nutrigenético para diseñar una dieta personalizada que dé resultados a la par que beneficie la salud. En ocasiones el balance de la leptina y la grelina es el responsable de ser propensos a recuperar los kilos perdidos”, dice.

No te ejercitas bien

Comenzar a ejercitarte con muchas ganas pero detenerte al poco tiempo, provoca que subas de peso en lugar de bajar.

“Pasamos de una vida sedentaria a machacarnos en el gimnasio, y así va a ser muy fácil lesionarnos y dejar de hacer deporte”, refiere Paula Rosso.

Ante esto, la recomendación es hacer pequeñas rutinas que se adapten a nosotros para que las repitamos con frecuencia.

(Con información de as.com)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: