Pobreza, factor de obesidad en embarazo

Investigadores en EU establecen que hispanas y africanas en situación de pobreza tienden más a subir de peso en exceso en el embarazo.

09/11/2010 10:41
AA

En agosto pasado, las autoridades sanitarias en México reconocieron que la pobreza es una de las causas en el aumento de consumo de productos de alto contenido en grasas y azúcares, como las comidas instantáneas y las frituras.

En SUMEDICO dimos cuenta de que el secretario de Salud, José Angel Córdova Villalobos señaló esta delicada situación, así como reconoció que la exigencia de la vida diaria de recortar los tiempos de preparación de los alimentos, por lo que las mamás y papás prefieren comida que no requiera de preparación y sea rápida de servir en la mesa o el lunch.

Ahora, un nuevo estudio internacional revela que las mujeres jóvenes de bajos ingresos engordan demasiado durante el embarazo y esto  genera preocupación por su influencia a largo plazo en el riesgo de obesidad.

En American Journal of Obstetrics & Gynecology, el equipo de la doctora Bonnie E. Gould Rothberg, de la Escuela de Medicina de la Yale University, en Connecticut, afirma que los resultados son preocupantes, pues casi dos tercios de 427 embarazadas, en su mayoría negras o hispanas, atendidas en dos clínicas de Estados Unidos engordaron más de lo recomendado durante la gestación. Al año del parto, la mitad retenía por lo menos 5 kilos de los que habían aumentado en el embarazo.

Este incremento  de peso en el embarazo eleva la posibilidad de, por ejemplo, tener un bebé más grande que lo normal y de necesitar cesárea. Y las mujeres son menos propensas a poder perder esos kilos de más, lo que aumenta su riesgo de desarrollar diabetes e hipertensión

Antes del embarazo, un cuarto de las mujeres tenía sobrepeso y unas pocas más eran obesas y en el grupo con peso normal antes del embarazo, cuatro de cada 10 calificaron para la definición de “sobrepeso” al año del parto y una de cada 20, para la categoría “obesidad”.

Otro aspecto grave es que más de la mitad del grupo con sobrepeso antes del embarazo era obesa al año del parto, según el índice de masa corporal (IMC). Un IMC superior a 25 indica sobrepeso y por encima de 30, obesidad.

Estas variaciones del peso es que ocurrieron con un solo embarazo. Dado que las participantes tenían entre 14 y 25 años, el equipo destaca que es posible que ellas tengan más hijos y, quizás, retengan más peso después de esos embarazos.

Al respecto, el Instituto de Medicina (IOM), que asesora al Gobierno de Estados Unidos, recomienda que las mujeres con peso normal engorden entre 11 y 15 kilos durante el embarazo. Las mujeres con bajo peso pueden engordar entre 12 y 18 kilos, mientras que las que tienen sobrepeso no deberían superar los 6,8 a 11 kilos.

Puntualiza que las mujeres obesas son las que menos peso pueden aumentar: entre 5 y 9 kilos es lo óptimo.

Una de las propuestas para revertir esta situación es la lactancia; el equipo observó ciertos factores asociados con un mayor descenso de peso después del embarazo. Optar por la lactancia, por ejemplo, ayudó a adelgazar 0,68 kilo más por semana que el uso de fórmula.

Gould Rothberg opina que los resultados refuerzan la promoción de la lactancia en las madres jóvenes de bajos recursos. Además, halló que las mujeres hispanas tendían a adelgazar más que las blancas o las afroamericanas después del parto.

Finalmente se estableció que  los próximos estudios deberían indagar por qué algunas mujeres engordan tanto durante el embarazo y por qué algunas adelgazan rápido y otras nunca lo logran. (Con información de Medlineplus)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: