¿Por qué duelen los pies?

La primera condición es que el zapato sea cómodo, sin que esté muy suelto y sin que se note una presión excesiva.

04/12/2014 4:27
AA

Los zapatos pueden ser nuestros aliados o provocarnos dolor; sin embargo, que se conviertan en una u otra cosa depende de que se use el calzado adecuado para cada situación. 

 
Juan Carlos González, director del departamento de indumentaria del Instituto de Biomecánica de Valencia, indicó que la primera condición es que el zapato sea cómodo, sin que esté muy suelto y sin que se note una presión excesiva.
 
Añadió que la plantilla debe adaptarse al peso y a la forma de la planta, el zapato debe seguir los movimientos del pie sin molestias, debe transpirar pero adaptarse a las condiciones climáticas y evitar resbalones. 
 
Aunque cada vez se ve más por la comodidad de los zapatos, se sigue usando un calzado que puede acabar problemas, como el de suela fina (como las zapatillas de tela del verano), los zapatos muy rígidos (como los del ejecutivo tradicional) o los de zapatos de tacón. 
 
González dijo que a partir de los tres o cuatro centímetros de tacón, los problemas del pie se aceleran si se usan de forma habitual.
 
Según explica González, la altura del tacón concentra más peso del natural en la parte delantera del pie, al mismo tiempo que la punta estrecha comprime esa zona; mientras que el tobillo intenta mantener el talón en un equilibrio precario. 
 
Como consecuencia puede aparecer metatarsalgia (dolor de almohadillas, la zona situada antes del nacimiento de los dedos), dedos apretados, montados o en garra, protuberancias en el dedo gordo del pie, protuberancias en el dedo meñique del pie, durezas e incluso esguinces de tobillo y dolores de espalda, porque la cadera se desplaza hacia delante. 
 
Aparte de los tacones, hay otros zapatos que provocan durezas y dolor, lo que indica que el calzado que llevamos no es adecuado o que estamos sometiendo al pie a demasiado esfuerzo; como  las personas que están mucho tiempo de pie y llevan plantilla y suela finas y rígidas. En ellas, es común que aparezca dolor en el talón, en las almohadillas y en la planta del pie, cuando la membrana que recubre esa zona se inflama. 
 
Por lo anterior, es fundamental que las personas que trabajan de pie descansen cada hora o estén semisentadas en butacas especiales.
 
Por su parte, Fernando Noriega, cirujano ortopédico del Instituto Internacional de Cirugía Ortopédica del Pie, dijo que ciertas actividades deportivas suponen una presión extra para los pies. 
 
Explicó que entre las lesiones deportivas más frecuentes están la fascitis plantar, la aparición de edemas en el astrágalo y calcáneo (huesos del talón) por el uso de un zapato no adecuado, y las fracturas por estrés de los metatarsianos, lesión que afecta especialmente a los corredores.
 
Es importante utilizar un calzado deportivo que cuente con amortiguación de impactos para evitar problemas de espalda, rodilla,  entre otros.  
 
El experto señaló que lo normal es que las personas no tengan dolor en los pies, ya que cuando se tiene es porque la carga del peso corporal no se distribuye adecuadamente. El uso del zapato no implica la aparición de dolor, sólo sufren dolor aquellas personas que tienen defectos en los pies o que tiene rasgos hereditarios que los padres o abuelos han padecido y ellos desarrollan (Con información de ABC).
 
 
 
 
 
 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: