¿Por qué el hombre paleolítico no era obeso?

Experto habla sobre las diferencias entre el hombre paleolítico y el actual, el estilo de vida y el aumento de los casos de obesidad.

19/03/2012 11:03
AA

El doctor Enrique Campillo, catedrático de Fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Extremadura ha hablado sobre la diferencia entre la población humana en la época paleolítica hasta lo que él llama la “Era espacial” en el siglo XXI.

Las principales diferencias que el especialista establece se refieren a la evolución genética que ha sufrido el hombre,  por ello es que en la actualidad la obesidad es un problema de salud pública a nivel mundial.

El “genotipo ahorrador” es la diferencia con nuestros pasados, este  aspecto genético lo desarrollaron por las causas a las que estaban expuestos, si querían comer debían casar y recolectar su propio alimento. 

“nuestros ancestros paleolíticos se dotaron de un ‘genotipo ahorrador’ que no se ha modificado en los últimos cien mil años”, agrega Campillo.
 
La invención de aparatos o medios nos han facilitado la vida, provocando la menor quema de energía diariamente.
 
“Todos los animales, sin excepción, tienen que pagar un precio de gasto energético muscular para conseguir la energía de los alimentos”, indica el nutricionista, quien suscribe que, “si todos los días comemos, todos los días tenemos que hacer ejercicio”.
 
Algunas diferencias también mencionadas son el consumo excesivo de azúcar, encontrados en productos como la miel, frutas, uvas, plátanos e higos.  El hombre paleolítico  consumía miel, de manera esporádica, lo cual no lo hace comparable a la sociedad actual.
 
La carne que antes se consumía  no contaba con grandes porciones de grasa y toxinas, como la que hoy acumulan los animales criados en explotaciones extensivas.
 
A causa de esto, las enfermedades desarrolladas son: obesidad, diabetes, dislipemia, hipertensión y aterosclerosis y, finalmente, en enfermedades cardiovasculares, principal causa de mortalidad del hombre moderno.
 
Por último, el experto quien también acaba de publicar el libro “¡Adelgaza! Sin que te tomen el pelo ni te quiten salud” explica que no todas las personas tienen igual carga del “genotipo ahorrador”, lo que explicaría por qué algunas personas engordan más que otras. (Con información de El Universal)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: