¿Por qué mi hijo es obeso?

De acuerdo con especialistas, los padres son los responsables de la alimentación de sus hijos y, por ende, de su aumento de peso.

28/04/2011 9:50
AA

Muchos son los mitos y realidades sobre la obesidad infantil: si porque comen mucho, o porque comen poco pero sólo productos con exceso de grasa y azúcares; una teoría más es que lo heredó del papá, la mamá o de ambos, y así se justifica incluso que toda una familia padezca de sobrepeso.

Sin embargo, a decir de los especialistas en nutrición, la principal causa de la obesidad del niño sea obeso es debido a una mala alimentación, acompañada de malos hábitos que propician el sedentarismo. 
 
El Instituto Nacional de Pediatría explica las causas del por qué un niño puede ser obeso:
 
Sobrealimentación
Los padres son los responsables de la alimentación y, por ende, deben de considerar que también son responsables de que sus hijos puedan o no aumentar de peso, con el riesgo de contraer enfermedades diversas.
 
Una mala dieta tiene las siguientes características:
  • Aumento en el consumo de hidratos de carbono refinados y de grasas saturadas que se encuentran contenidos en refrescos y otras bebidas gaseosas; frituras como papas y chicharrones; dulces; etcétera.
  • Falta de preparación de alimentos en el hogar, por diversas causas en especial porque la falta de tiempo por la mamá que trabaja, lo cual da pauta al aumento desmedido del consumo de alimentos industrializados.
  • Poca atención de los padres para controlar tanto raciones y  calidad de alimentos, así como los horarios en los que estos se consumen.
  • Inexistencia de horarios fijos para el desayuno, comida, cena y colaciones, alterándose también el tiempo dedicado para sentarse a comer.
  • Dejar sin realizar una comida, principalmente el desayuno.
  • Tomar en exceso bebidas con alto contenido de azucares: jugos, refrescos, etcétera.
  • Desconocimiento de los padres para elegir comida saludable, incluso de las raciones que requiere el menor de acuerdo a su edad.
  • Inexistencia en el menú familiar de alimentos con alto contenido en fibras, como frutas y verduras.
  • Preparación de alimentos con alto contenido de sal.
 
Sedentarismo
  • Disminución de la actividad física
  • Incremento de hasta más de tres horas en el tiempo destinado a la televisión, computadora y juegos electrónicos y de video.
  • Reducción de actividades recreativas que implican actividad física, como andar en bicicleta, realizar caminatas en el parque,  jugar fut bol o practicar cualquier otro deporte.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: