¿Por qué no prestar objetos personales?

Los piojos son parásitos que pueden contagiarse aun estando sólo cerca de la persona que los padece, dijo especialista en SUMEDICO Radio.

07/05/2012 10:36
AA
Infecciones, virus, parásitos y bacterias pueden contagiarse si se prestan objetos personales, dijo en SUMEDICO Radio la dermatóloga Claudia Andrea Yáñez Jacques. 
 
“Hay que ser cuidadosos porque podemos transmitir o contagiarnos de enfermedades si prestamos los objetos personales, sobre todo de microorganismos que pueden vivir más tiempo en su hábitat ideal, como en el caso del cepillo de dientes”, explicó la doctora. 
 
Uno de los principales focos de contagio se encuentra en el cabello y los objetos que utilizamos con él, por ejemplo con los piojos. 
 
“Piojos siempre ha habido, pero hay etapas en las que se hacen más fuertes, ellos pueden vivir mucho tiempo en cepillos o en el pasto, inclusive en las bufandas, las gorras, los peines y los anteojos para el sol, el riesgo es contagiar estos piojos, los cuales pueden pasar a nosotros simplemente estando cerca de alguien, aunque no prestes las cosas, por eso es importante lavar las gorras”, explicó.
 
El problema, explicó la doctora, es que la gente está acostumbrada a sus propias bacterias, “y sabemos defendernos de ellas, pero si alguien tiene una bacteria diferente y usamos su cepillo, podemos desarrollar una foliculitis, por ejemplo, que puede causar una pérdida de pelo con comezón, como si fuera acné pero en la piel cabelluda”, sentenció.
 
Respecto a las toallas, la doctora explicó que al estar siempre húmedas tienen muchas levaduras que cohabitan con nosotros en diferentes partes del cuerpo, y estas quedan en las toallas al secarnos, “cuando usas por ejemplo en el gimnasio una toalla con muchas levaduras pueden provocarnos alteraciones en la pigmentación de la piel, en el pecho y la frente, que es en dodne hay más humedad”, manifestó la doctora. 
 
La doctora explicó que existen varios subtipos de virus de papiloma humano, como condilomas, verrugas comunes, mezquinos, etcétera, pero uno debe tener cierta susceptibilidad para infectarse con ellos. 
 
“El herpes labial sí es muy contagioso, explica la doctora–, porque si te secas la cara y tienes ahí el fuego activo es muy contagioso, inclusive si tomas una bebida del mismo vaso que uso alguien con un fuego labial, puedes contagiarte”. 
 
Sobre los cosméticos, la especialista fue enfática al prohibir que se presten, inclusive que después de un año de uso se desechen porque van acumulando bacterias y virus, los cuales, aunque sean propios pueden volver a contagiarte.
 
“El herpes es contagioso en labiales, el impetigo también, que es por bacterias las cuales pueden afectar inclusive la garganta, por ejemplo, al sonarte y limpiarte la cara con el mismo pañuelo pueden provocarse lesiones en la piel”, explicó. 
 
Los rastrillos son otros objetos que no se prestan, muy peligrosos porque tienen contacto con sangre y fluidos corporales, así como con infecciones bacterianas y virus como hepatitis B y C, además de VIH.
 
Los cortaúñas no deben compartirse tampoco e, inclusive, la persona que tiene alguna infección en una uña, debe lavarlo y desinfectarlo para evitar contagiarse de nuevo. “En estos casos les recomendamos a las personas que primero se corte las uñas sanas y luego las infectadas”, explicó. 
 
Una de las recomendaciones principales es que dentro de la misma familia todos tengan sus propios objetos. 
 
“No deben prestarse ni rastrillo ni cepillo de dientes, las toallas sí, si se asolean. Pero por ejemplo, la sarna es muy contagiosa, para personas que viajan mucho, porque ese parásito dura horas en las sábanas y las costuras, lo traes y puedes contagiar a alguien en tu familia si te acuestas en otra cama ya en tu casa. Por eso, cuando hay un problema de sarna, toda la familia lleva tratamiento”, explicó. 
 
Finalmente, sobre la posibilidad de infectarse de alguna enfermedad de transmisión sexual si se comparte la ropa interior, la doctora se refirió a los “condilomas y el herpes genital, inclusive a los piojos, ya que éstos se encuentra en cualquier parte del cuerpo que tenga pelo”, concluyó la especialista, quien fue enfática al sugerir que los objetos personales no deben prestarse, por salud. 
 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: