¿Por qué son tan malos los cigarros?

Expertos dijeron que los múltiples tóxicos que contienen estos productos causan enormes adicciones y enfermedades que pueden conducir a la muerte.

30/05/2013 4:30
AA

En entrevista con SUMEDICO, el oncólogo Juan W. Zinser, especificó que las inicitavas del convenio Marco, encaminado a controlar el consumo de tabaco, iniciaron porque “el hacerse daño con este producto, no es personal, sino que se daña a todos los que están a su alrededor, y se tiene el mismo efecto dañino entre quienes aspiran el humo de segunda mano y quiénes son los fumadores activos”.

El experto señaló que los cigarros contienen de tres mil 500 a cuatro mil partículas solidas que se alojan en los pulmones cuando se inhala el humo de la combustión, y les causan daños, porque no debería haber nada ahí dentro, asimismo afirmó que existen de 60 a 70 sustancias radioactivas que son los cancerígenos, más de 500 gases, incluido el monóxido de carbono, el mismo contaminante que sale del escape de los autos viejos y que produce asfixia, así como metales pesados.

“Y todo eso perjudica la salud y queda en el interior de nuestro organismo dañando nuestro sistema respiratorio”, dijo, y añadió que la boquilla o filtro que supuestamente debería proteger un poco al fumador de los tóxicos, “no ejerce ninguna protección, al contrario, causa más daños por la metilcelulosa, y los químicos que colocan los fabricantes para que al contacto con la combustión se torne amarilla y le dé al consumidor la falsa creencia que ahí se están quedando varios tóxicos cuando no es así”.

Al respecto, Erick Antonio Ochoa,  director de la iniciativa para el control del tabaco la Fundación Interamericana del Corazón, afirmó que los cigarros contienen en general alrededor de siete mil tóxicos, y que el consumidor lo desconoce porque no se publican de forma correcta por marca y submarca.

“Philip Morris tiene en su portal una lista por marca y submarca de todo lo que contiene, aunque no se especifican los químicos que se producen con la combustión, ni se da una cantidad detallada de cada producto, y solo lo más común es lo que coloca, mientras que la British American Tobacco solo una lista general y la información es aún más vaga”, dijo.

Esta falta de regulación ha provocado que las autoridades sanitarias no tomen las mejores decisiones, “comenzando porque no se han hecho estudios reales que comprueben que lo que las tabacaleras declaran es cierto, ni se les ha obligado a estandarizar sus contenidos y publicar la información completa, y la Comisión Federal contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), debería tener un departamento especializado en ello y no existe”, enfatizó.

Para el integrante de la Fundación Interamericana de Corazón, México debe seguir el ejemplo de Estados Unidos o Brasil, en América Latina para evitar información engañosa y que cada consumidor sepa con lo que se está intoxicando a sí mismo y a quienes tiene a su alrededor.

W. Zinser señaló que aún cuando la persona terminó con su cigarro, todas las partículas que se incrustan en su ropa, en su cabello y en el ambiente, permanecen ahí, hasta por cinco horas, por cada cigarro que se fuma.

Pérdida de la función de oxigenación celular

El experto en oncología y también presidente del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo, afirmó que es el monóxido de carbono, emitido por un sólo cigarro, que evita que haya una buena oxigenación.

“La hemoglobina recoge el oxígenos de los pulmones y lo transporta a todas las demás células para que el cuerpo trabaje correctamente, pero el monóxido de carbono tiene una mayor adhesión a este compuesto de la sangre y se reduce del 25 al 50% la capacidad para una correcta oxigenación”.

El experto señaló que esta función se pierde por hora y media aproximadamente en cuanto se inhala humo de tabaco, ya sea de primera o segunda o mano, y es el causante de infartos, paros respiratorios y males cardiovasculares.

Zinser señaló que estos efectos son inmediatos y se reactivan cada que se entra en contacto con el humo, mientras que los daños generados por los metales pesados, las partículas sólidas y los venenos radioactivos generalmente causan daños en el largo plazo.

“Los daños se multiplican cuando hay una mayor concentración de los tóxicos, como ocurre en los lugares cerrados por ello es que indiscutiblemente se ha señalado prohibición de fumar en espacios que no están al descubierto”, afirmó.

¿Tiene sentido dejar de fumar?

El experto en oncología señaló que muchas personas creen que dejar de fumar no causa impacto en el medio ambiente porque un cigarro emite menos cantidad de humo que un escape de un auto viejo, pero  “a nivel salud, puede aumentar hasta 20 años la supervivencia de una persona, porque no está inhalando directamente y a todo pulmón los tóxicos”.

Zinser explicó que la exposición constante al humo del tabaco además de los daños mencionados, son causa de:

  • Daño al material genético
  • Irritación de células, tejidos y órganos
  • Inflamación de las vías aéreas

 Light, los más peligrosos

El oncólogo del Instituto Mexicano de Cancerología, señaló que el componente adictivo del cigarro es la nicotina “es lo que produce placer y lo que el fumador busca cada que enciende un cigarro, y al tener menos de esta droga en el producto, el consumidor dará bocanadas más profundas de forma inconsciente para conseguir ese placer”.

Por ello es que indicó que el consumir un cigarro bajo en nicotina, es la mejor arma de las tabacaleras para continuar incitando a fumar.

El experto señaló que es de suma importancia no dejarse engañar por leyendas como “light”, “bajo en nicotina”, “con filtro”, “sin filtro”, entre otras porque “todos los cigarros son igual de dañinos, todos causan cáncer, enfisema, y enfermedades respiratorias, la única diferencia de uno a otro es la publicidad para atrapar al consumidor al que va dirigido.

Lo único que funciona para eliminar el síndrome de abstinencia y la necesidad de encender un cigarrillo, son los chicles de nicotina y los parches, porque se eliminan todos los gases y químicos generados por la combustión, así como las sustancias radioactivas, no así con el tabaco puro.

“Cuando lo masticamos, no se genera la combustión, pero los cancerígenos si se conservan, y aún sea un cigarro electrónico, en este caso lo único que no se emite es el monóxido de carbono”, señaló.

Por todas estas razones, Zincer afirmó que el tabaco es con la única droga que no se debe de experimentar porque es la adicción más fuerte que existe y al incidir en el material genético es más probable que en donde hay un fumador, toda la familia se vuelva adicta a los cigarros.

Por el contrario, muchos vegetales comestibles que contienen nicotina, aportan beneficios y no causan adicción, porque no es nicotina pura lo que tienen, sino un metabolito de esta llamado cotinina.

 

(*) Juan W. Zinser

Médico oncólogo del INCAN

Presidente del Consejo mexicano Contra el Tabaquismo.

 

(**)Erick Antonio Ochoa 

Directo de la Iniciativa Para el Control del Tabaco en la Fundación Interamericana del Corazón

@eantonioochoa

@FICmexico


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: