¿Por qué los niños dicen mentiras?

La mentira se asocia con una mayor inteligencia, socialización y creatividad

03/06/2016 12:56
AA

La creencia de que los niños siempre dicen la verdad, no es del todo cierta, ya que al igual que todas las personas en el mundo, también dicen mentiras aunque de manera poco consciente, pero ¿por qué?

Aunque la mentira sea vista como algo malo, quienes mienten suelen tener mayor inteligencia, socialización y creatividad, lo que le ayudará al niño en la adolescencia.

La edad en que comienzan a decir mentiras es entre los dos y tres años, y lo hacen porque en sus mentes no hay diferencia entre la verdad y el engaño, aunque puede que haya una intención.

Una mentira se define como una declaración intencionada de algo en lo que uno no cree con la intención de generar una creencia falsa al oyente, algo que los niños de esta edad, al comienzo no son capaces de mentir así, aunque lo intentan.

Carecen de habilidades para sostener su argumento en cuanto se les confronta y tampoco tienen mayores pretensiones. Discutir con ellos en esta etapa, no tiene ningún sentido.

La forma de mentir se va puliendo conforme va creciendo y los cambios se presentan de la siguiente manera:

De los tres y cinco años

Los niños son más lúcidos y más del 90% mienten de forma ininterrumpida. En promedio dicen una mentira cada dos horas.

En esta etapa su intención es conseguir o evitar algo, por ejemplo castigos o peleas, así como ganar dulces u otros regalos. Es común que comiencen a crear historias imposibles y desarrollar amigos imaginarios.

También es cuando aprenden otro tipo de mentira: la prosocial, una falsedad que pretende engañar al otro para su propio bien, por ejemplo, decir que un regalo está bonito cuando realmente no le gustó.

De igual manera, comienzan a desarrollar mentiras más elaboradas o secundarias, donde comprenden que el adulto no conoce la verdad de primera mano, lo que deja hueco a una interpretación falsa.

De los cinco a los ocho años

Aquí las mentiras son conocidas como terciarias, donde las afirmaciones cubren una serie de problemas personales que están justificados o no.

En este momento, son los bastante mayores para explicarles las consecuencias sociales de hablar con la verdad o con mentiras.

Hasta la preadolescencia

Durante estos años, los niños ya no mienten por negar u ocultar situaciones que los puedan meter en problemas, sino que comienzan a hacerlo para presentar una mejor imagen de su vida que los haga interesantes.

El principal objetivo es lograr la aceptación propia y de los demás, así como comenzar a edificar el tipo de vida que quieren lograr.

(Con información de Revista GQ)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: