¿Por qué me enojo o me pongo de malas por hambre?

Cuando no comemos en muchas horas, el cuerpo activa mecanismos para auto alimentarse

03/09/2018 7:22
AA
de malas por hambre

Cuando no hemos comido en muchas horas, el cuerpo puede tener distintas reacciones, como un dolor en el estómago o que nos “truenen las tripas”. Pero algo muy común es sentir enojo o ponernos de malas por hambre, ¿es normal?

La ciencia dice que sí y en realidad la explicación a esta reacción es muy sencilla.

>>Te puede interesar: 7 enfermedades causadas por comer en la calle 

¿Por qué me pongo de malas por hambre?

Pues bien, cuando no comes en muchas horas y el hambre se apodera de ti, tu cuerpo busca opciones para autoalimentarse y compensar la falta de alimento.

Las reservas energéticas que tenemos conocidas como glucógeno, empiezan a usarse, lo que causa que el nivel de glucosa en sangre descienda.

de malas por hambre

Esto puede tener una reacción en el cerebro, porque el funcionamiento cerebral depende del nivel de glucosa y cuando falta, no funciona correctamente. Por eso cuando tenemos mucha hambre, también experimentamos problemas para concentrarnos, cometemos errores absurdos y somos más lentos.

Pero la falta de glucosa también afecta nuestras habilidades sociales y nuestras emociones, nos cuesta dialogar y comprender lo que dicen, porque solo pensamos en que tenemos mucha hambre.

Cuando llegamos a ese punto, el cerebro ordena la producción de un conjunto de hormonas para contrarrestar la falta de glucosa, especialmente de adrenalina, que es considerada una hormona de estrés. De ahí surge el enfado y sentirnos de malas por hambre.

>>Te puede interesar: ¿Qué comer en la noche para no engordar? 

Hormonas también ponen de malas

Otro elemento que contribuye a esta reacción es un bajo nivel de serotonina causado por el estrés que sufre el cerebro al tener suficiente glucosa.

Si los niveles de serotonina bajan, nos sentimos más irritables y no somos capaces de controlar emociones negativas como la ira, ansiedad, angustia y fatiga.

En algunos casos, tener hambre no solo causa mal humor, sino también mareos y malestar físico, que es causado por una hipoglucemia o bajón de azúcar. Si te sucede, puedes contrarrestarlo tomando alguna bebida o alimento dulce.

Por lo tanto, la glucosa es la molécula que el cerebro utiliza como combustible y que cuando no está presente en cantidades adecuadas, limita el buen funcionamiento del cerebro.

Lo ideal es que evites los ayunos prolongados y que procures comer al menos cinco veces al día, con tres comidas principales y dos refrigerios.

Así evitarás que tu cerebro sufra por la ausencia de glucosa.

>>Te puede interesar: 7 increíbles beneficios de comer helado 

(Con información de 20 minutos y Vix)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: