¿Por qué nos gusta sentir miedo?

¿Por qué nos gusta sentir miedo?

01/11/2018 7:00
AA
Persona con miedo

Llegó el día de Halloween y las personas se preparan para disfrazarse de criaturas espeluznantes, decorar sus casas con adornos sangrientos o ver los maratones de películas de horror.  

Si eres fan de estas fechas, seguramente te gusta sentir miedo, ¿pero por qué lo disfrutas?. La ciencia tiene la respuesta. 

Conoce más sobre5 bebidas saludables para Halloween y cómo prepararlas 

¿Qué pasa en el cerebro cuando sentimos miedo? 

La razón científica es simple; porque nos gustan las emociones fuertes, siempre y cuando estemos seguros. 

Cuando hay una amenza, el cuerpo responde liberando sustancias, entre ellas la dopamina, un neurotransmisor que se libera cuando una persona se asusta. 

“Las respuestas al miedo producen además, endorfinas, que puede funcionar como una suerte de droga natural”, explicó Christopher Bader, profesor de sociología en la Universidad de Chapman, en Orange, California, en investigador detrás de la Encuesta sobre los temores estadounidenses, (Survey of American Fears). 

Además de la dopamina, hay otros químicos que se liberan como la adrenalinala serotonina y la oxitocina, que son las sustancias encargadas de preparar al cuerpo para defendernos, luchar, huir o sobrevivir. 

Te recomendamos¿Cómo poner una ofrenda de Día de muertos? 

Amigdala cerebral: controladora del miedo 

La encargada de regular este proceso es la amígdala cerebral, que tiene la forma de una almendra, y es parte del sistema límbico, que se encarga de procesar y almacenar las reacciones emocionales. 

Se trata de la alarma que responde al miedo, emoción que hace que el pulso comience a acelerarse, aumentando la presión sanguínea y vuelve más lentos los órganos no vitales. 

De esta manera se activa el hipocampo; la parte inteligente que nos dice si deberíamos sentir miedo real o solamente emoción. 

No todos disfrutan el miedo de la misma forma

Debido a que todas las personas experimentan y enfrentan el miedo de diversas maneras, los neurotransmisores se liberan en diferentes cantidades.

Otro factor que interfiere, es la cantidad de control que necesitan sentir las personas para disfrutar de una situación aterradora.

Es importante recordar que no a todos les agrada saber que no tienen control de la situación, llevándolos a situaciones de angustia.

“Por ejemplo, ir a una casa embrujada en Halloween es divertido porque te asustaras, pero también podrás irte cuando quieras. Sucede lo contrario cuando le temes a volar, porque sabes que no podrás bajar del avión aunque quieras”, explicó Christopher Bader.

El temor también está relacionado con lo que nos hace seres humanos; somos criaturas sociales, y nos gusta experimentar sensaciones intensas como ésta, haciendo que estrechemos lazos con nuestros seres queridos. 

Con información de: BBC Mundo 


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: