Preeclampsia en el embarazo: síntomas y diagnóstico

La preeclampsia en el embarazo es potencialmente peligrosa tanto para la mamá como para el bebé

23/10/2018 2:54
AA
preeclampsia en el embarazo

La preeclampsia en el embarazo es una condición que se puede presentar en las mujeres sin importar que éste se haya logrado en condiciones naturales o por Fertilización in Vitro.

De acuerdo con la doctora Rossana Valiente Aguilar, médico adscrito a Unidad Materno Fetal-Ginecología y Obstetricia en Ingenes, la preeclampsia en el embarazo es potencialmente peligrosa tanto para la mamá como para el bebé.

Este padecimiento afecta al 15% de mujeres embarazadas, particularmente a aquellas que previamente tuvieron complicaciones. No obstante, si se detecta a tiempo, la preeclampsia en el embarazo se puede controlar y reducir sus riesgos.

Te recomendamos: Miomatosis uterina, causas, síntomas y tratamiento

Síntomas y tipos de preeclampsia en el embarazo

La American Pregnancy Association indica que de acuerdo con los síntomas que se manifiesten, la preeclampsia puede clasificar en leve o severa. Por lo general se manifiestan a partir de la semana 20 de gestación.

En el caso de la preeclampsia leve, está caracterizada por hipertensión arterial, retención de líquidos, edema o hinchazón de piernas, así como por la presencia de proteínas en la orina.

Los síntomas que pueden manifiestan en la preeclampsia severa son: dolor de cabeza, visión borrosa, incapacidad para tolerar la luz brillante, fatiga, náuseas y/o vómitos;  orinar en pequeñas cantidades, dolor en lado derecho de la parte superior del abdomen, falta de aliento y tendencia a moretones fácilmente.

Los daños que puede ocasionar, si no se identifica y se trata a tiempo, pueden ser graves para el hígado, riñones y sistema de coagulación de la sangre materna, lo que causará complicaciones que suponen una amenaza para la vida de una mamá y su bebé.

Cabe destacar que no todos los casos de presión arterial alta implican la presencia de este padecimiento, pero si es uno de los factores de riesgo para desarrollar preeclampsia en el embarazo. Otros factores son:

– Ser mamá primeriza

– Experiencia previa con hipertensión gestacional o la preeclampsia

– Antecedentes familiares (madres, hermanas)

– Embarazo múltiple

– Ser madre antes de los 20 o después de los 40 años

– Padecer alta presión arterial o enfermedad renal antes del embarazo

– Obesidad o con un índice de masa corporal de 30 o mayor.

Conoce más sobre: ¿Qué es el Síndrome de Pfeiffer y cómo afecta la fertilidad?

Diagnóstico y tratamiento

Para conocer si una mujer presenta preeclampsia en el embarazo, es indispensable monitorear la presión arterial y los niveles de orina en cada chequeo prenatal. En caso de sospecha, el médico puede ordenar exámenes de sangre para descartar el riesgo.

Sobre su diagnóstico, la Dra. Valiente Aguilar explica que actualmente se cuenta con pruebas clínicas y ecográficas desde las primeras semanas de la gestación, las cuales permiten identificar, seguir y planear un tratamiento a las pacientes clasificadas como alto riesgo para desarrollar problemas hipertensivos en el embarazo.

Asimismo, se pueden realizar otras pruebas que incluyen: un chequeo de las funciones renales y de la coagulación sanguínea; una ecografía para chequear el crecimiento de su bebé, y un ultrasonido Doppler para medir la eficiencia del flujo sanguíneo a la placenta.

El tamizaje del primer trimestre integrado es una de las pruebas más importantes en el embarazo, explica la especialista de Ingenes, ya que tamizar significa buscar características que indiquen bienestar o posibles riesgos para el bebé y para la mamá durante la gestación. Tal es el caso de la preeclampsia en el embarazo.

Otra de las pruebas importantes es el monitoreo fetal  que se debe realizar después de la semana  34 idealmente o si existen algunas indicaciones específicas, como enfermedades maternas (hipertensión arterial, diabetes mellitus) desde la semana  30 de gestación, según la doctora Valiente.

El tratamiento de la preeclampsia dependerá de la edad gestacional, síntomas y semana en la que se manifieste. Si se manifiesta de forma temprana y severa antes de la semana 28, se requiere de hospitalización y estricto control para continuar la gestación.

El diagnóstico y tratamiento de estos padecimientos permite tomar acciones que deriven en mejor atención y resultados para una mamá y su bebé.

Para ello, Ingenes cuenta con un área de medicina materno fetal formada por especialistas en embarazos de alto riesgo. Asimismo, disponen de métodos innovadores y tecnología de punta para cuidar de ti y tu bebé. Conoce más en https://www.ingenes.com/

 

Con información de: Dra. Rossana Valiente Aguilar

Adscrito a Unidad Materno Fetal-Ginecología y Obstetricia

Cédula profesional: 10224192


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: