Prevén las ojeras y la presencia de bolsas en los ojos

Dormir bien, llevar una alimentación sana sin mucha sal o protegerse del sol, pueden ayudar a prevenirlas.

30/01/2015 4:54
AA

Muchos factores afectan la piel y cómo se muestra con el paso de los años. Los agentes genéticos condicionan la forma en que el envejecimiento deja huella en el rostro, pero el estilo de vida, la prevención y los tratamientos dermatológicos pueden constituir una ayuda fundamental para mejorar su aspecto.

 
Carmen Carranza,  dermatóloga en el Hospital Madrid Norte San Chinarro, la piel de la zona periocular, la que rodea los ojos, es la más delgada de la cara y la más delicada.
 
De acuerdo con las características de la zona, muchos aspectos deben tenerse en cuenta cuando se trata de explicar los resultados estéticos, como ojeras, valle de la lágrima y patas de gallo.
 
Las ojeras pueden ser genéticas o de fototipo, que condicionan el aumento de pigmentación en la zona, además existe una mayor fragilidad de los vasos sanguíneos que pueden aumentar de la congestión vascular, porque se trata de una red superficial y más frágil. 
 
Otro factor es la degradación de la hemoglobina que produce una pigmentación oscura, ya que en esta zona donde los capilares son finitos por la oxidación de la sangre se puede presentar una coloración azul o violácea.
 
La dermatóloga señaló que dormir bien, llevar una alimentación sana sin mucha sal o protegerse del sol, pueden ayudar así como una buena protección solar. 
 
Padecer de algunas enfermedades renales, cardiacas o de tiroides puede condicionar su aparición, asó como el consumo excesivo de alcohol, tabaco, los malos hábitos o los cambios hormonales también pueden incidir en la presencia de ojeras.
 
Las recomendaciones son proteger esta zona del sol e hidratarla con cremas especiales, con anitoxidantes como la vitamina C y ácido retinoico, que favorece una exfoliación suave de la zona, así como la vitamina K, para reforzar su vascularización.
 
En el caso del valle de lágrima, una depresión bajo el lagrimal que es la primera zona del ojo que acusa el paso del tiempo y que al dar lugar a un hundimiento debajo de éste pueden intensificar el efecto de la ojera, puede tratarse con un relleno con ácido hialurónico que consigue que se note menos al atenuar el hundimiento y disimular la depresión.
 
La presencia de bolsas, continuó la dermatóloga, que se producen cuando la piel del párpado pierde firmeza por el envejecimiento de la piel y hay un problema de retención de líquido y grasa.
 
Otra de las características de la piel que rodea a los ojos es la formación de las ‘patas de gallo’, las primeras arrugas en aparecer y que se acentúan con la gestualidad
 
Estas pueden tratarse con toxina botulínica, ‘peeling’ y con láser, que consiguen que la mirada se abra y vuelva más bonita (Con información de Infosalus).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: