Psicoterapia y trastornos del afecto

Machismo, feminismo y sobreprotección de las madres, son los factores que más afectan la salud emocional de las parejas.

13/08/2012 12:30
AA

Dentro del conjunto de las cuatro principales enfermedades del ánimo o problemas de salud mental en México se encuentran los trastornos emocionales provocados por problemas afectivos o de relación de pareja. Debido a ciertas singularidades culturales, en este país hay tres factores que afectan frecuentemente la salud emocional de las parejas: el machismo, el feminismo y la sobreprotección de las madres de familia. 

Las tres formas de pensamiento y conducta descritas han hecho que la mayoría de los mexicanos estén educados para desarrollar hostilidad hacia el sexo opuesto y son una de las principales causas de consulta clínica en psicoanálisis, de acuerdo con Silvia Heyser Guerrero y Román Zárate del Valle, miembros fundadores del Centro de Investigación y Estudios Lacanianos (CIEL), y de la Escuela Mexicana de Psicoanálisis.

Los investigadores, que forman parte del grupo que creó la primera Licenciatura en Psicoanálsis del mundo, que se imparte en Zacatecas, dicen que la actual relación hombre-mujer, en México, está construida desde el resentimiento y que pocos se ponen a pensar en dos datos incómodos: que el machismo también lo ejercen las mujeres -incluso con violencia- y que las madres se convierten cíclicamente en enemigas de las relaciones amorosas de sus hijas e hijos.

“En México los sujetos son criados y educados con mucha hostilidad hacia la otra parte. Qué más da si la pareja de sus padres se lleva bien o mal, si siempre está presente una educación de desconfianza, tanto de las mujeres hacia los hombres como de ellos hacia ellas. A ellas se les enseña que se cuiden de los hombres porque sólo quieren aprovecharse de ellas y dejarlas, y a los hombres se les dice que tengan cuidado con ellas porque no vayan a atraparlos con un embarazo”, explicó en entrevista con SUMEDICO el doctor Román Zárate.

Los analistas aclaran que no se puede decir que los enamorados de hoy tengan más dificultades que los de antes, pues en todas las épocas han existido impedimentos sociales y psíquicos para aquellos que experimentan el sentimiento amoroso. La particularidad de las relaciones de pareja contemporáneas radica en que las mujeres tienen más libertad para escoger y, gracias a los métodos anticonceptivos, pueden relacionarse con hombres sin que esto obligue a un compromiso permanente.

“Hay cambios radicales en la forma de relación de hombre y mujer, y el hombre todavía no sabe muy bien dónde ubicarse. Por el trabajo clínico sabemos que los hombres vienen a quejarse de que no hay mujeres y las mujeres vienen a quejarse de que no hay hombres. Esto no es porque no haya físicamente hombres y mujeres sino porque el encuentro amoroso cada vez es más difícil y en ambas partes hay una sensación de vacío”, indica la doctora Heyser.

Los dos psicoanalistas coincidieron en la idea de que el feminismo es una corriente de pensamiento que estudió y describió a los hombres “con la mirada del resentimiento” y que una de las conductas que más critican las feministas, que es el machismo, también es ejercido por mujeres.

“Lo que vemos en consulta es que el machismo no es ejercido sólo por los hombres. Depende de quién domina y quién manda sobre el otro. Sabemos que hay muchas mujeres que golpean a hombres y los callan y subrayan que en esa familia el hombre sólo cumple ciertas funciones de alimento o sexuales”, dice Silvia Heyser.

A su vez, Zárate Del Valle, indica que otro de los grandes enemigos de las actuales relaciones amorosas es el uso de estereotipos caricaturizados, como los que actualmente aparecen en telenovelas.

“A todo esto hay que agregar algo que puede dar risa pero es muy serio: las madres son las primeras enemigas de que sus hijas o sus hijos se enamoren. Es algo parecido a una tradición en México. A ellas les infundirán a tener una relación en la que no tengan control y a sus hijos hombres los educan como si todas las mujeres fueran unas vivales que se pueden aprovechar y verle la cara. 

El problema aplica para los dos sexos y hace más difícil lo que ya es difícil, construir una relación hombre-mujer más allá del sexo”, concluye la doctora Heyser.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: