¿Qué es la artritis reumatoide?

La enfermedad ataca más a mujeres que a hombres y se presenta en la tercera o cuarta década de vida. Conoce sus síntomas y tratamiento.

10/03/2010 1:23
AA

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria de causa desconocida, crónica y sistemática, que se caracteriza por la inflamación y destrucción progresiva de las articulaciones.

Por cada varón, existen tres mujeres enfermas, normalmente en su tercera y cuarta década de vida, edad en que las personas son más productivas en lo económicos, social y laboral.

La sintomatología de la enfermedad incluye dolor articular (principalmente en las articulaciones pequeñas), rigidez por las mañanas, fatiga, malestar general, fiebre y aumento de volumen de las articulaciones, indica la doctora Sandra Carrillo, reumatóloga del Hospital 1° de Octubre del ISSSTE.

Sin embargo, no todos los dolores articulares son provocados por esta enfermedad, ya que existen padecimientos como infecciones (bacterias, virus, hongos), reumatismo regional, tendinitis, osteoartritis, gota, fibromialgia, lupus, etc.

Las causas de la enfermedad son desconocidas. Se presenta cuando el sistema inmunológico natural del cuerpo ataca las articulaciones o coyunturas y los tejidos sanos, causando una inflamación y daño en las articulaciones.

Los médicos tienen distintas teorías acerca de las causas de la enfermedad. Se dice que la genética puede desempeñar un papel  para desarrollarla; por su parte, algunos científicos creen que ciertas bacterias o un virus pueden accionarla, sin que sea infecciosa. Otros creen que ciertas hormonas están involucradas.

La artritis reumatoide es una enfermedad multifactorial, donde todos los agentes mencionados intervienen en el desarrollo del padecimiento en una persona con cierta susceptibilidad genética.

Existen una serie de ideas erróneas, por ello es importante desmitificar la enfermedad:

• No se hereda, se tiene cierta susceptibilidad genética.
• No se contagia
• No es privativa de personas de la tercera edad
• No se presenta por enfriamientos o por comer carnes rojas

Si una persona tiene sospechas de padecer artritis reumatoide debe vigilar los signos y síntomas, no debe eludir la situación, tiene que acudir a un médico capacitado (reumatólogo) e iniciar un tratamiento lo más pronto posible. Además de realizar distintos estudios de laboratorio y rayos X de manos y pies. En muchas ocasiones el daño estructural puede ocurrir antes que sea visiblemente en radiografías.

Según la doctora Carrillo, en México se realizó un estudio que demuestra que de los primeros síntomas de la enfermedad a que la persona acuda a un reumatólogo transcurren, en promedio, 9 años.

Los pacientes tienen una expectativa de vida reducida (de entre 7 y 10 años menos) en comparación con la población sana. Este padecimiento de no ser diagnosticado oportunamente y con la terapia adecuada puede representar daños considerables al paciente y familiares, ya que se afectan relaciones profesionales, laborales, sociales y familiares, señaló el reumatólogo Francisco Rojo, asesor médico de la Asociación Mexicana de Familiares y Pacientes con Artritis Reumatoide A.C. (AMEPAR).

Actualmente existen distintos tratamientos que ayudan a manejar los síntomas, mientras que otros modifican el curso de la enfermedad.

• Antiinflamatorios no esteroideos: controlan los signos y síntomas (dolor inflamación), pero no alteran el curso de la enfermedad ni disminuyen la progresión de la destrucción articular.
 

• Glococorticoides (corticoesteroides): antiinflamatorios con múltiples efectos colaterales (elevación de la glucosa, osteoporosis, aumento de la presión arterial, entre otros), por lo que su uso es restringido.
 

• Fármacos antirreumáticos tradicionales modificadores de la enfermedad: alivian los síntomas y son efectivos para controlar y modificar el curso de la enfermedad; sin embargo, algunos pacientes fallan o responden inadecuadamente al tratamiento (40%).
 

• Medicamentos biológicos modificadores de la enfermedad (agentes biológicos): Son producidos genéticamente, bloquean el efecto de sustancias específicas del sistema inmunológico o pueden actuar bloqueando algunas células específicas del sistema inmunológico.

El tratamiento busca que el paciente esté bien y que la enfermedad no se encuentre activa.
El doctor Francisco Rojo recomienda a los pacientes no fumar, no subir de peso, hacer ejercicio, acudir al médico y no automedicarse. Así como llevar una dieta baja en grasas, que incluya la ingesta de alimentos ricos en Omega 3 (salmón, sardinas, atún). Además de acudir a especialistas en reumatología y a grupos de pacientes como AMEPAR, para que conozcan su padecimiento y recibir apoyo integral que les permita mejorar su vida.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: