¿Qué hacer cuando los niños mienten?

Descubrir que tu hijo no dice la verdad puede causarte inquietud y malestar, aquí algunos consejos para saber cómo actuar.

25/05/2015 10:02
AA
Aunque los padres tengan sentimientos de incomodidad las mentiras se pueden considerar como un proceso normal en el desarrollo de los niños, el cual es relevante, porque es el principio que marca su autonomía, indica la Mtra. Claudia Sotelo Arias, directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).
 
“Se presentan por primera vez entre los dos y cuatro años de edad y es precisamente durante esta etapa cuando debemos determinar los propósitos y funciones que tienen las mentiras infantiles e interpretar sus verdaderos significados”, explicó Sotelo Arias.
 
Sotelo ejemplifica algunas situaciones en las que los niños suelen mentir y que son:
  • Oponerse al mandato de sus padres por un acto normal de rebeldía. “Ya comí o no me dejaron tarea” cuando es falso.
  • No acatar las reglas de las figuras de autoridad: “yo no metí el dedo al pastel”.
  • Por represión o no sentirse avergonzado: “eso no lo rompí yo”.
  • Para proteger su privacidad. Cuando a un niño lo molestan sus compañeros de escuela y miente al afirmar que se lleva bien con ellos. “Cuando es una situación sistemática de mentiras lo más probable es que haya acoso escolar. Aquí hay que romper con las mentiras y tomar cartas en el asunto de inmediato”, comentó Sotelo Arias.
  • Los niños también mienten cuando no quieren que su mundo se resquebraje, es decir, si tienen un padre o una madre que los maltrata dirán que papá o mamá los quiere y los cuida aunque en realidad sea todo lo contrario.
  • En el juego ellos dicen mentiras que en realidad son fantasías y cuyo objeto es satisfacer un deseo irrealizable: “mi papá tiene un auto nuevo”, “nos fuimos de vacaciones a la playa”, cuando la realidad es otra.
La Psicóloga Martha Sánchez García, subraya que el problema se convierte en tal cuando los niños mienten sistemáticamente: “Aquí tenemos una patología que incluso atañe a toda la dinámica que rige a la familia. 
 
En ese sentido lo ideal es pedir ayuda de un profesional de la psicología infantil, el cual tras una terapia psicológica de juego puede diagnosticar el origen de la mitomanía infantil en particular, y por ende, resolver el problema de raíz”, comentó Sánchez García. (Con información de CEEPI).
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: