¿Qué nos lleva a comer por compulsión?

Cambiar hábitos a través de trabajar fuerza de voluntad y emociones, básico en el tratamiento vs obesidad, explicó psicóloga en SUMEDICO Radio.

11/08/2013 6:59
AA

Cambiar hábitos, reconocer sentimientos que llevan a la compulsión y salir de círculos viciosos negativos, son lo que la psicóloga Alicia Vázquez (*), ve como los retos en el tratamiento en personas con obesidad. Así lo dijo durante el programa especial dedicado al tema en SUMEDICO Radio, este domingo.

“En esta época el problema  más grande al que nos enfrentamos los psicólogos cuando intentamos que el paciente cambie de hábitos, es el ritmo laboral, esa es una de las cosas que algunas veces nos trunca todos los planes que hacemos con un paciente que no tiene horarios de comida, ni disciplina, ni fuerza de voluntad sobre lo que come. 
 
“Para que un paciente pueda decir no, intervienen una buena estabilidad emocional, fortaleza,  educación y, sobre todo, lograr contenerse ante la exigencia social, que es muy contradictoria, pues por un lado, hay un bombardeo de comida por todos lados: los anuncios, las reuniones, etcétera, pero, por otro, las exigencias de autoimagen son muy fuertes, tienes que comer todo lo que se pueda, pero tienes que verte siempre muy guapo, muy guapa, entonces, se cae en un círculo vicioso que pone muy ansioso al paciente, y esta ansiedad le provoca más hambre, el resultado: come y sube de peso”. 
 
Según explica Alicia Vázquez, es importante que el paciente con obesidad reconozca los estados de ánimo que le provocan comer, porque en muchos casos la depresión, ansiedad o incluso, alegría, llevan a esta compulsión. “En un tratamiento integral de obesidad preguntamos a los pacientes: ¿Sabes realmente lo que es estar deprimido, lo que es estar ansioso, lo que es estar feliz;  porque muchos no saben siquiera distinguir un estado emocional, pero cualquier salida es un pretexto para comer.
 
“Una vez detectado el sentimiento se ayuda al o la paciente a romper con esas cadenas. Por ejemplo, si una mujer está en depresión, lo  que se  caracteriza por un estado emocional en el que  invade una fragilidad, en el que se tiene flojera para todo, entonces le damos tips para que se distraiga y sustituya la ansiedad de caminar hacia el refrigerador. Le ayudamos a reconocer aqullas actividades que le dan satisfacción externa, sin necesidad de recurrir a la comida”. 
 
Sin embargo, la comida también puede provocar satisfacción, aunque, explica la especialista, como en cualquier compulsión ésta es efímera, es un “bienestar” no duradero. 
 
Cuándo reconocer una compulsión
¿Cuándo el estrés se vuelve patológico?, es la pregunta a Vázquez, a lo que responde: “Cuando tienes pensamientos en cadena y todos generalmente son catastróficos, cuando creas una cadena de pensamientos que te provocan ansiedad. Lo que hacemos los psicólogos es detectar si es un grado de ansiedad que se pueda manejar en psicoterapia, y si no  enviamos al paciente  con un psiquiatra para que se le medique. Porque además el paciente obeso se caracteriza porque tiene mucho temor: a entrar a la dieta, cuando ya está en ella porque piensa que no la va a seguir o cuando termina la dieta, porque teme volver a subir de peso. Entonces de lo que se trata es de suprimir el pensamiento negativo que autosabotea al paciente obeso.
 
Al iniciar un tratamiento contra obesidad, Alicia Vázquez afirma que un buen principio es tomar conciencia de que se trata de una enfermedad crónica que no se  cura, se controla. Y esto cómo es: Mediante el ejercicio y la dieta. 
 
“Lo primero es darse la oportunidad de cambiar,  y antes de sufrir, intentarlo, tomar acciones. Seguir el tratamiento como una rutina más,  y sobre todo no desesperarse. No empezar y dejarlo, porque lo peor que se puede hacer es echar por la borda lo ganado en semanas, y a medida que pase el tiempo, cuando se empiezan a ver los resultados, entonces ya es más fácil.
 
Romper con la “bola de nieve” que es comer por compulsión, mirarse al espejo, no gustarse y volver a comer, es lo que Alicia Vázquez ve como lo esencial en la parte que a su especialidad toca en el tratamiento contra la obesidad.
 
“El punto es que la persona se dé la oportunidad de sentirse mejor, que recuerden lo que era caminar ligero, sentarse sin dificultad, agacharse, tener una mejor calidad de vida. Cuando empiezan a bajar de peso se dan cuenta de todas esas cosas que habían dejado de hacer por tener tantos kilos de más. Lo emocional jala lo físico, y lo físico lo emocional, entonces, estar en ese círculo vicioso que representa la obesidad, se puede volver  un círculo virtuoso  de una buena calidad de vida”.
 
(*) Alicia Vázquez, psicóloga del Centro de Nutrición Obesidad y Alteraciones Metabólicas del Hospital ABC.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: