Abortos espontáneos: causas, síntomas y tratamiento

Es posible reducir el riesgo de un aborto espontáneo y lograr un bebé.

24/05/2018 6:07
AA
qué es un aborto espontáneo

Un aborto es la expulsión del producto de la concepción de menos de 500 gr de peso, pero cuando la pérdida del embarazo antes de las veinte semanas se considera un aborto espontáneo. Estos pueden deberse a diversas causas y manifestarse con determinados síntomas.

Se considera que el aborto espontáneo ocurre en el 15 por ciento de las gestaciones reconocidas clínicamente. Se clasifica según sus causas y por la forma en que ocurre.

Uno de los tipos más frecuentes es el aborto espontáneo tiene lugar dos o más veces consecutivas se conoce como pérdida gestacional o aborto recurrente. Asimismo, existen otros tipos como el completo, incompleto, en evolución y diferido, por mencionar algunos.

Te recomendamos: Mamá por elección: lo que debes tener en cuenta

Síntomas y causas del aborto espontáneo

De acuerdo con especialistas de Ingenes, la presencia de síntomas como sangrado vaginal, dolor pélvico o abdominal, así como infecciones urinarias o vaginales, durante los primeros meses del embarazo, conlleva el riesgo de aborto espontáneo.

Existen algunos factores que elevan el riesgo de aborto, tales como el tabaquismo, obesidad, exposición a químicos y alcoholismo. Además, los problemas maternos y fetales están implícitos en las diversas causas de abortos espontáneos:

Los problemas fetales son la causa de alrededor de 50 por ciento de los casos de pérdida gestacional recurrente, y por lo general se deben a alteraciones cromosómicas y genéticas en el feto, que son más comunes en mujeres mayores de 35 años.

Por su parte, los factores maternos incluyen problemas uterinos que pueden deberse a malformaciones, miomas, cicatrices, adherencias, infecciones o inflamaciones que afectan la receptividad del útero.

Asimismo, deben descartarse trastornos hormonales (producción insuficiente de progesterona) , inmunológicos (producción de anticuerpos que interfieren en el desarrollo del feto) y trombofílicos (trastornos de la coagulación sanguínea).

Conoce más sobre: Obesidad afecta la fertilidad y al embarazo

Diagnóstico y tratamiento

Es fundamental acudir los especialistas para una detallada evaluación de los antecedentes médicos y la historia reproductiva de la pareja, así como las pruebas pertinentes que ayuden a un correcto diagnóstico y tratamiento.

Como parte de las pruebas que se aplican están: examen de sangre para descartar trastornos hormonales, inmunológicos y trombofílicos, así como alteraciones genéticas. El ultrasonido vaginal para monitorear el desarrollo del endometrio e identificar miomas, malformaciones y adherencias uterinas.

También se recomiendan las pruebas de espermiograma o análisis de semen para evaluar la calidad del ADN, y el el diagnóstico genético preimplantatorio con microarreglos para detectar anomalías cromosómicas y genéticas en el embrión.

Como parte del tratamiento, de acuerdo con las características de cada mujer, síntomas y las causas diagnosticadas, es posible reducir el riesgo de un aborto espontáneo y lograr un bebé.

Cuando se trata de problemas fetales, se recomienda un tratamiento combinado que incluya el diagnóstico genético preimplantatorio (DGP) con microarreglos, junto con la Fertilización in Vitro , ya que maximiza las probabilidades de implantación, de embarazo y de tener un bebé en casa sin importar la edad de la futura mamá.

Si quieres conocer más y lograr tu sueño de tener un bebé en casa, consulta los distintos Programas de Fertilidad de Ingenes: https://www.ingenes.com/programas-de-fertilidad/


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: