Fallece niño de 8 años por una ameba come cerebros

El parásito destruye el tejido cerebral, causando convulsiones y estado de coma

23/02/2018 8:02
AA
ameba come cerebros

Causó la muerte de un niño de 8 años que se bañó en una laguna contaminado en Argentina

Un pequeño de apenas 8 años, falleció a causa de una meningoencefalitis amebiana primaria (MAP), un padecimiento causado por el parásito Naegleria fowleri, mejor conocido como ameba come cerebros y que contrajo al bañarse en una laguna de Argentina.

Este parásito, se caracteriza por destruir el tejido cerebral, provocando en más del 90% de los casos, la muerte.

>>Te puede interesar: Sufre un derrame cerebral durante una video llamada 

Niño falleció por ameba comecerebros 

El pequeño falleció a causa de una meningoencefalitis amebiana primaria, tan solo 7 días después de presentar los primeros síntomas que inicialmente, confundieron con meningitis.

Los primeros síntomas que indicaron que algo andaba mal en este pequeño fueron fiebre, dolor de cabeza intenso y vómitos. Posteriormente, el niño presentó intolerancia a la luz, dificultad para respirar, miedo exagerado a los ruidos fuertes, fallos en los sentidos, parálisis y convulsiones.

Después de que el niño se bañara en la laguna contaminada Mar Chiquita, la ameba entró en su cuerpo por la nariz y se alojó en el cerebro, donde destruyó los tejidos.

Este parásito no se transmite de persona a persona, únicamente se contrae al estar en contacto con agua contaminada.

¿Qué es la ameba come cerebros?

De acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, este tipo de ameba es un microbio vivo unicelular, denominado Naegleria fowleri.

Vive principalmente en aguas dulces templadas, como lagos, ríos y aguas termales. También puede vivir en la tierra, aunque sólo la especie Naegleria fowleri es mortal y puede causar meningoencefalitis amibiana.

Este parásito también es conocido como ameba come cerebros, ya que entra en el cuerpo humano cuando el agua con microbios pasa a la nariz, ya sea al nadar o al bucear en algún lago o río. De la nariz pasa al cerebro, donde destruye el tejido cerebral y provoca la muerte en el 97% de los casos.

ameba come cerebros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es difícil que esta ameba pueda llegar hasta el cerebro, sin embargo cuando lo hace, es fulminante.

La infección destruye el tejido cerebral e inflama el cerebro. De no atenderse a tiempo, este padecimiento puede provocar un estado de coma y la muerte en un periodo aproximado de 7 a 10 días.

Entre 1962 y 2016, se infectaron 143 personas con el parásito en Estados Unidos y sólo 4 sobrevivieron. Recientemente, dos personas lograron sobrevivir gracias a un medicamento llamado miltefosina, aunque no se sabe con certeza cuál es el tratamiento más eficaz.

Al respecto, la investigadora del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Matilde Mineko Shibayama, afirma que no hay un tratamiento específico para tratar esta ameba.

La razón es que hay poco conocimiento sobre esta enfermedad y los datos epidemiológicos de la misma no son del todo conocidos.

Por ello, la investigadora subraya la importancia de mantenernos informados acerca de esta enfermedad y sobre todo, de tomar las medidas preventivas necesarias antes de realizar cualquier actividad acuática.

“Hemos visto cómo altera y desestabiliza las proteínas que conforman las uniones estrechas, lo cual ocasiona la llegada de las células inflamatorias al cerebro; todo este daño se genera de manera muy rápida, por lo que el periodo de diagnóstico y tratamiento es muy reducido”, explica.

Recomendaciones de prevención

La ameba come cerebros puede estar en aguas templadas, geotermales, aguas residuales, albercas mal cuidadas o en fuentes de agua potable geotermal.

No existen métodos para detectar la presencia de este parásito en el agua, por lo que es importante tomar medidas preventivas en todo momento.

Si vas a nadar, revisa que en las albercas no haya materia orgánica en las orillas y usa máscaras de buceo o tapones en la nariz.

Limita la cantidad de agua que entra por la nariz al sumergirte y no te bañes en aguas contaminadas o albercas mal conservadas.

El expresiedente de la Asociación Parasitológica de Argentina, Sixto Raúl Costamagna, afirma que si la persona se suena la nariz antes de que el microbio avance, puede evitar que llegue hasta el cerebro. También funciona expulsar con fuerza el agua de la nariz luego de sumergirse.

Si mantienes las medidas de higiene correctas, podrás nadar y disfrutar del agua en una alberca o lago sin ningún problema.

>>Te puede interesar: Albercas aumentan riesgo de conjuntivitis  


1 comentario

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: