¿Qué pasa en tu cuerpo cuando dejas de fumar?

Debes saber que al dejar de fumar, experimentarás cambios en tu organismo

31/05/2016 4:02
AA

¿Has fumado por años pero piensas que es momento de dejarlo? En primer lugar, ¡felicidades!, acabas de dar un importante paso en el cuidado de tu salud, sin embargo, es un camino que no será sencillo de afrontar para el cual te debes preparar.

Debes saber que al dejar de fumar, se presentarán importantes cambios en tu organismo como el mal humor y el aumento de peso, entre otros, aunque es importante aclarar que no todos lo experimentan.

Carlos Jiménez, director del programa de investigación en tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología (SEPAR), explica que si bien no todas las personas experimentan los efectos o lo hacen en diferente intensidad, sí hay un patrón común cuando se deja el tabaco, el cual se divide en tres etapas.

Primeros tres meses

  • Durante las primeras ocho semanas, los síntomas son más intensos por lo que esta etapa es la más difícil y donde más recaídas se presentan.
  • A los 20 minutos de dejar el cigarro, la tensión arterial disminuye y se normaliza. Después de ocho horas, los niveles de monóxido de carbono y oxígeno en sangre también se normalizan y tras 48 horas, se nota la diferencia del gusto y el olfato, el cual irá aumentado en las tres siguientes semanas. La ansiedad y la irritabilidad se hacen presentes.
  • Al llegar a la sexta semana, se presenta el “craving” el cual es un deseo descontrolado por fumar. También se comienzan a ver las mejorías en la capacidad pulmonar, la elasticidad de la piel y su brillo, además de que desaparecen las arrugas prematuras.
  • Durante la sexta y doceava semana, el desánimo o tristeza se presenta, aunque sólo entre el 25 y 30% de las personas debido a que la nicotina ya no da al cerebro la sensación de recompensa. As su vez se pueden presentar llantos, risas inapropiadas o respuestas emocionales variables que no se relacionan con un problema psiquiátrico.
  • Al terminar esta fase, el olfato y gusto se han recuperado, se ha disminuido la tos y ha mejorado la capacidad física.

Entre los tres y seis meses

  • Los síntomas se reducen y el paciente se acostumbra a no fumar.
  • La ganancia de peso ya no es tan marcada, aunque los estragos comenzarán a notarse en el sexto mes.
  • La fertilidad mejora tanto en hombres como en mujeres.

Entre los seis y doce meses

  • Esta etapa se le conoce como “mantenimiento” y aquí, se disminuye de forma considerable el riesgo de padecer angina de pecho o un infarto al miocardio
  • Cuando el paciente llega aquí se puede decir que ya es ex fumador.
  • Las recaídas en esta fase son muy bajas.

 

(Con información de ABC)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: