¿Qué tipo de mamá eres?

Todas las mamás crían diferente y todas lo hacen bien

10/05/2016 4:00
AA

Cuando llega un hijo la vida da un giro completo y las mujeres se enfrentan a nuevos desafíos: la culpabilidad por dejarlo al cuidado de alguien más; el no saber qué hacer en ciertas situaciones o el agobio por cumplir con todo. Pero hay una cosa que nunca falla y esa es el instinto materno, que poco a poco se va perfeccionando para darles a los hijos los elementos para que tengan un buen desarrollo físico y emocional.

Así como el niño va formando su personalidad, con el tiempo la mamá va tomando decisiones y se va adecuando a las circunstancias según su propia forma de ser.

Tipos de mamás hay tantos como mamás hay en el mundo, pero las escritoras Diana Guelar y Andre Jaurégui en el libro “Mamás perfectamente imperfectas”, proponen estas cinco clasificaciones, no sin antes aclarar que cada madre cría a sus hijos de manera diferente y todas lo hacen bien:

1.- Madre GPS o controladora: Es la que trata de solucionar ¡tooodooo! No importa si su hijo es un niño, un adolescente o ya pasa de los 30 años. Por muy tarde que parezca, esta mamá tiene que aprender a respetar la privacidad de los retoños y dejar que tomen sus propias decisiones.

2.- Madre perfeccionista: ¡Deja de ser tan exigente! Cuando se pide demasiado, estamos a un paso del fracaso o la decepción. Es importante hacer las cosas bien, pero hay ocasiones en que cuesta trabajo librar un obstáculo. Respetar y fomentar los intereses de los hijos y no los propios puede ser la clave para ayudarlos a vencer sus propios desafíos.

3.- Madre cómplice: ¿Se puede ser amiga de los hijos? Lo mejor es siempre tomar una sana distancia, la mamá no debe ser par de sus hijos, debe darles guía, protegerlos cuando lo necesiten y enseñarles lo que no saben.

4.- Madre competidora: A veces los hijos son el espejo de lo que fuimos o de lo que quisimos ser, sólo que son más jóvenes, más guapos, tienen más vigor, es entonces cuando contagiados por ese entusiasmo queremos ser iguales. Aceptar que estamos compitiendo con ellos nos ayudará a cambiar las conductas que pueden dañar el bienestar emocional de los hijos.

5.- Madre que se mimetiza: Si hay una competencia en la escuela, un partido de futbol o una tarea en conjunto, esta mamá es como un integrante más del equipo. Pero lejos de sentirse apoyados, los hijos pueden verse invadidos, lo mejor es esforzarse y ser conscientes de que los hijos a veces van a sufrir una decepción o se van a equivocar.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: