¿Quieres ser vegetariano pero a veces comer carne?

La dieta flexitariana, permite ser vegetariano pero comer carne ocasionalmente y en bajas porciones

18/05/2017 4:00
AA

En los últimos años se ha incrementado el número de personas que optan por seguir una dieta vegetariana, pues consideran que es más sana además de que no se matan a los animales.

Sin embargo, es muy difícil comenzar este régimen alimenticio cuando todavía la vida se ha comido carne, ya que se extraña o puede ser estresante saber que se tiene que eliminar. Para estos casos, lo mejor es la “dieta flexitariana”, que es la combinación del término flexible y vegetariano.

La Dra. Iris Luna, explica que este tipo de dieta se caracteriza por ser vegetariana pero sin eliminar por completo las proteínas animales, es decir, se prefieren los vegetales la mayor parte del tiempo, pero ocasionalmente se tiene permiso de comer un filete o una albóndiga de carne.

¿Cómo se realiza la dieta?

La especialista comparte que la dieta flexitariana se compone de cinco grupos de alimentos:

  1. “Nueva carne”: tofu, frijoles, lentejas, guisantes, nueces, semillas y huevos
  2. Frutas y verduras
  3. Granos enteros
  4. Lechería
  5. Especias de todo tipo, sobre todo las hierbas secas que son ampliamente utilizadas en las ensaladas

Otras opciones que se pueden consumir son:

  • Cereales relacionados con las bebidas vegetales como las de soya, avena o almendras
  • Nueces o bayas para el desayuno
  • Sopa de frijol negro con una ensalada y rollos de grano enteros para el almuerzo
  • Manzana con mantequilla de maní para bocadillos
  • Hamburguesa vegetariana a la barbacoa con papas cocidas para la cena

Lo más importante es recordar que este tipo de dieta se enfoca más en las proteínas vegetales que en las animales, aunque éstas últimas no se eliminan por completo.

¿Cómo comer la carne?

La especialista resalta que para hacer esta dieta, hay que conocer sus fundamentos, seguir el plan al ritmo propio, tomarla con calma e ir probando diferentes recetas para integrarlas al menú.

Asimismo, hay que saber cómo tener la flexibilidad para agregar pavo, pescados, carne roja magra, conejo o pollo. Con el tiempo, la dieta se va moldeando a tus necesidades.

Julio Basulto, nutricionista que acaba de publicar el libro Más vegetales, menos animales, explica que la cantidad ideal es consumir como máximo, 300 gramos de carne magra a la semana y combinarla con un puñado de frutos secos al día, así como con cinco porciones de frutas y hortalizas.

Las carnes frías o procesadas, embutidos, pastelería y refrescos, deben evitarse al máximo o eliminarlos por completo de la dieta diaria.

Beneficios de la dieta

Preferir este tipo de dieta no supone ningún riesgo para la salud. En cambio, tiene múltiples beneficios como son:

  • Perder peso si se hace adecuadamente: eso se logra comiendo porciones moderadas, con la frecuencia ideal, incluyendo variedad de productos no procesados industrialmente y dando preferencia a los alimentos de origen vegetal. Múltiples estudios han revelado que quienes se alimentan de esta forma, tienden a consumir menos calorías, tienen menor índice de masa corporal así como un peso menor.
  • Mejora la calidad de vida: el organismo está más sano, ya que no nos excedemos con alimentos perjudiciales, lo que a su vez previene enfermedades.
  • Cuida el medio ambiente: el cultivo de plantas y vegetales, requiere de menos recursos ambientales que preparar la carne y el pescado.

Luna resalta que otras cosas que se deben combinar con la dieta son hacer más ejercicio, tener hábitos saludables y gozar de una buena salud.

“Antes de planificar tu alimentación, investigar lo suficiente y consultar con un profesional en nutrición y dietética. En el equilibrio, la variedad y la manera de consumir nuestros alimentos, está la clave”, concluye.

(Con información de El Arte de Saber Vivir)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: