Rechazar soborno, causa más estrés que aceptarlo

Contrario a lo que se cree, el incumplimiento de una norma ética no desencadena la actividad emocional, sino la decisión de actuar en contra del interés monetario.

03/03/2015 3:39
AA

La decisión ante una propuesta de soborno provoca una excitación fisiológica mayor en quienes actúan contra su interés económico y la rechazan, en comparación con quienes deciden aceptarla. 

De acuerdo con los resultados del estudio realizado por la Universitat Jaume I, hay una tendencia mayor de actuar de forma ética y la efectividad de la amenaza de un castigo a la hora de frenar las actitudes corruptas. 
 
Tarek Jaber-López, investigador, explicó que contrario a lo que se cree, el incumplimiento de una norma ética no desencadena la actividad emocional, sino la decisión de actuar en contra del interés monetario. 
 
Este trabajo demostró cómo algunos sujetos mantienen un comportamiento “pro-social”, rechazando la corrupción, aún cuando no existe castigo, pero cuando sí se plantea la posibilidad de un castigo, el rechazo al soborno es mayor. 
 
En el estudio, los participantes se enfrentaron a una subasta hipotética, en la que dos empresas competían por la licencia de obras públicas, para lo cual hacían sus ofertas de niveles de calidad, con la opción de introducir sobornos para el subastador que debía elegir la empresa que finalmente llevaría a cabo las obras. 
 
Quienes decidían como empresa se enfrentaban a un dilema social, pues cuanto mayor fuera el pago para el subastador, mayor también la probabilidad de que éste les concediera la licencia para maximizar sus beneficios. Sin embargo, la reducción en la calidad suponía una reducción en el beneficio de todos los implicados en la subasta, lo que se identificaría con las consecuencias negativas de la corrupción en la sociedad. 
 
Las personas revelaron valores que les frenaron en contra de las tentaciones corruptas, aún cuando las bases de la teoría económica predicen un comportamiento en busca del beneficio económico personal.
 
Durante la toma de decisiones, los investigadores midieron las reacciones  de los participantes a través de la intensidad de las emociones, para detectar las variaciones en la sudoración y la excitación emocional, con lo que se descubrió que las personas que toman decisiones retando su interés económico sufren una mayor excitación que aquellas que se preocupan únicamente por su beneficio económico (Con información de 20 minutos).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: