Bebés de bajo peso propensos a problemas mentales

Aumenta el riesgo de padecer depresión o ansiedad

15/02/2017 4:03
AA

Los recién nacidos de peso muy bajo, son más propensos a sufrir problemas físicos así como otras enfermedades, aunque también tienen mayor riesgo de padecer problemas de salud mental como depresión y ansiedad, revela un estudio.

La Asociación Psicológica Estadounidense, publicó una investigación en la que señala que los niños que nacen con un peso debajo de lo normal, sufren más ansiedad y depresión a lo largo de su vida.

“Nuestros hallazgos ofrecen evidencias de que individuos nacidos con un peso sumamente bajo tiene un mayor riesgo general de sufrir dificultades psicológicas que los nacidos con un peso normal”, explica Karen Mathewson, directora del análisis de la canadiense Universidad McMaster.

Partos prematuros

Añade que en las últimas dos décadas, los nacimientos prematuros han aumentando en un 8% en Estados Unidos y Canadá, siendo esta una de las principales causas del bajo peso al nacer.

Anteriormente, los bebés que nacían con bajo peso no tenían una esperanza de vida alta, pero ahora con los avances tecnológicos, sus probabilidades de sobrevivir se incrementan.

El estudio

Los investigadores analizaron 41 estudios en donde se siguieron a 2,712 personas con bajo peso extremadamente bajo y a otras 11,127 con peso normal.

Al analizar los datos, se encontró que quienes habían nacido bajos de peso, tenían mayor probabilidad de sufrir problemas de salud mental desde que eran niños hasta que llegaban a la treintena.

Efectos cambian con la edad

En la infancia, los efectos que se observaron eran déficit de atención e hiperactividad, mientras que en la adolescencia, era más evidente el trastorno por déficit de atención y problemas sociales.

En el caso de los adultos, se tenían niveles más altos de ansiedad, depresión y timidez, así como menor índice de funcionamiento social.

Los riesgos, detallaron los investigadores, no parece que varíen del lugar o día en que nacieron los bebés, o si sufrieron secuelas neurosensoriales significativas como parálisis cerebral o ceguera.

Mathewson concluye que estos daños pueden surgir por respuestas biológicas del bebé a condiciones prenatales difíciles y al estrés prenatal que surge en un nacimiento prematuro.

(Con información de 20 minutos)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: