Regreso a clases puede causar estrés

Padres son responsables de mitigar la ansiedad que pueden presentar niños y adolescentes al retomar la rutina escolar.

29/08/2011 6:42
AA

El regreso a clases a veces no es una tarea sencilla, pasar de una rutina libre en la  que se valía levantarse tarde y dedicar el tiempo libre a las actividades favoritas, a  cumplir con una serie de labores que implican una responsabilidad puede provocar episodios de estrés en niños y adolescentes.

Pero la mejor forma de atacar este problema es contar con el apoyo de los padres, señala la  psicóloga Christine Kodman-Jones, de la Clínica Bala Cynwyd de Pensilvania.

La experta detalla que el inicio de un ciclo escolar puede causar nerviosismo o ansiedad, sin  importar la edad del estudiante, pero los padres pueden ayudar al manejar sus propias  expectativas para el año y hacer más suave la transición a las nuevas responsabilidades.

Por lo general, aflora el miedo a lo desconocido, sentimientos incómodos que los niños tienen  que afrontar, pero una vez superados, señala la psicóloga, mostrarán una fortaleza y  resistencia reales.

Ted Feinberg, ex director asistente ejecutivo de la Asociación Nacional de Psicólogos  Escolares, dice que el cambio de rutina y el temor a lo desconocido, son factores suficientes  para que los niños se muestren nerviosos en el primer día de escuela.

Las preocupaciones que pueden tener los niños van desde saber quien será su maestro, si serán  inteligentes para superar el curso; los más pequeños pueden sufrir por tener que dejar a sus  padres, por saber donde está el baño o por viajar por primera vez en el autobus escolar.

La psicóloga Kodman-Jones aconseja las siguientes medidas:

  • Qué el niño conozca la escuela antes de iniciar las clases, que haga un recorrido para que  vea su nuevo salón de clases, juegue en el patio y conozca a sus maestros.
  • Decir con anticipación al niño cuál será su nueva rutina
  • Iniciar pronto la transición, lo que implica establecer desde antes una hora más temprano  para acostarse y poner el despertador a la hora que se tiene que preparar para ir a la  escuela.
  • Jugar a la escuela es una opción para enseñar a los pequeños las reglas a las que se  enfrentará.

Algunos padres de familia, casi la mayoría, también viven ansiosos la etapa previa al regreso  a la escuela, ante esto, los expertos aconsejan que mantengan la calma, para transmitir esa  confianza a los hijos.

La ansiedad por entrar a la escuela termina al cabo del primer mes, pero si los niños  muestran síntomas como problemas para dormir o dolor recurrente de estómago, entonces pueden  necesitar una ayuda adicional ya sea del maestro o del orientador escolar.

En el caso de los adolescentes, que cambian de nivel escolar también pueden sufrir ansiedad  porque les preocupa se encajarán en el nuevo ambiente o si llevarán la ropa adecuada para ser  aceptados.

Si muestran una incapacidad repentina por concentrarse, es señal de que enfrentan un problema  grave, en este caso, señala Samuel T. Gladding, profesor de consejería de la Universidad de  Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte, los padres pueden compartirles cómo es que  superaron en su momento este problema.
(Con información de univision.com)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: