Relacionan demencia con infarto previo

Por medio de nueva tecnología de imágenes, investigadores han descubierto que quienes han sufrido un infarto pueden desarrollar demencia.

19/07/2011 3:22
AA

El desarrollo de demencia puede estar relacionado con una condición cardiovascular, indicó el científico Valentín Fuster, presidente de la Asociación Mundial de Cardiología, en entrevista con el diario El País.

De acuerdo con el especialista, existe un importante elemento de índole vascular, de falta de sangre, que interviene en la formación de las demencias, “ya que parece que los vasos pequeños del centro cerebral, que hasta ahora no se podían detectar por falta de tecnología, juegan un papel fundamental”.

Esto relaciona la demencia con los infartos, puesto que los mismos factores que propician el evento cardiovascular afectan directamente esos micro vasos sanguíneos del cerebro, provocando que mueran y que se afecte la capacidad cognitiva del individuo, aunque es un proceso lento.

El cardiólogo refirió que aun cuando ya se sospechaba de esta relación había sido imposible documentarla ya que no existía tecnología de imagen capaz de advertir dichos minúsculos vasos sanguíneos del cerebro. 

Adelantó también que en la actualidad se encuentran investigando directamente a población normal que están revelando que los problemas cardiacos afectan también la mente de los pacientes. 

Fuster indicó que esto potencializa la teoría de que quienes hayan sufrido un infarto son más propensos a desarrollar demencia en años posteriores. 

“El problema es que nosotros, los científicos, hemos prestado más atención a los daños de las arterías grandes pero no nos habíamos dado cuenta de que las arterias pequeñitas eran las que se estaban afectando a escondidas, sigilosamente”, manifestó a El País.

Sobre la prevención como tratamiento, el especialista indicó que es importante que la sociedad se considere vulnerable para que decida prevenir el desarrollo de enfermedades. Y mencionó que se encuentra trabajando en Colombia y España con proyectos dirigidos a niños de entre 3 y 6 años, ya que es una buena edad para comenzar a fomentar una conducta saludable. 

Señaló que trabajan en cuatro puntos importantes: “El primer punto es el de la nutrición y control de la ansiedad, el segundo es ejercicio físico, el tercero es conocer tu propio organismo, este es muy importante para los niños, y luego está el cuarto punto que es el que está teniendo más impacto, que es el psicológico, de control las emociones”, indicó el especialista. (Con información de El País)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: