Relacionan Viagra con incremento de ETS

Estudios asocian el uso de medicamentos para la disfuncióncon comportamientos de alto riesgo y mayores tasas de enfermedades de transmisión sexual.

30/07/2010 5:48
AA

De acuerdo con un nuevo estudio de más de 1.4 millones de hombres, los hombres de mediana edad y mayores que toman medicamentos para la disfunción eréctil como el Viagra son más propensos a tener enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Investigadores del Hospital General de Massachusetts y de la Universidad del Sur de California dicen que la culpa no es de los medicamentos, sino de los comportamientos de alto riesgo de los hombres que los toman. Y los médicos deberían asesorar a estos pacientes con respecto al sexo seguro, destacaron.

Se sabe que una mejor salud implica mejores vidas sexuales. Además, la gente sana es más propensa a tener relaciones sexuales y a expresar un interés en el sexo. Sin embargo, estudios de hombres homosexuales han asociado el uso de medicamentos para la disfunción eréctil con comportamientos de alto riesgo y mayores tasas de ETS, pero este informe es el primero en examinar la relación entre los medicamentos para la disfunción eréctil y las enfermedades de transmisión sexual en una muestra grande y representativa de hombres mayores con seguro médico privado. Los investigadores no tenían forma de saber cuántos de los hombres eran bisexuales y homosexuales.

“Los médicos de atención primaria no suelen hablar con hombres de edad avanzada sobre sexo seguro, y esto se debe a que los índices de enfermedades de transmisión sexual son mucho menores en este grupo que en hombres más jóvenes, en el orden de uno por cada 1,000 individuos”, dijo el autor del estudio el Dr. Anupam B. Jena, residente de medicina interna del Hospital General de Massachusetts.

Jena y los coautores examinaron las reclamaciones de seguro de salud entre 1997 y 2006 de 44 compañías grandes de EE.UU. El grupo de estudio incluyó a alrededor de 34,000 hombres beneficiarios mayores de 40 años que tomaron medicamentos para la disfunción eréctil, de quienes los investigadores recopilaron datos que abarcaban el año anterior y posterior a la primera receta así como los datos de casi 1.37 millones de hombres mayores de 40 años que no tomaban estos medicamentos.

Los hombres que habían recibido la receta de un medicamento para la disfunción eréctil eran entre dos y tres veces más propensos que los que no los tomaban a tener enfermedades de transmisión sexual, y esto fue particularmente cierto en el año anterior y posterior a la primera renovación de la receta.

La enfermedad de transmisión sexual más frecuente era el VIH/SIDA, seguido por la clamidia. Los datos reunidos no indican que el uso del medicamento para la disfunción eréctil en sí mismo incremente el riesgo de enfermedad de transmisión sexual, pero se está investigando este asunto en un estudio independiente.

El especialista especuló que el VIH / SIDA fue la enfermedad de transmisión sexual más frecuente porque “los síntomas asociados con una infección primaria por VIH son el tipo de cosas que hacen a los hombres más propensos a visitar a un médico, en lugar de ir a una clínica gratuita donde saben que pueden hacerse exámenes para detectar una enfermedad de transmisión sexual de forma anónima”.

El uso de medicamentos para tratar la disfunción eréctil ha aumentado de manera significativa desde la introducción de sildenafil (Viagra) en 1998, y una investigación anterior encontró que los hombres mayores de 50 son mucho menos propensos que los hombres jóvenes a usar preservativos, según la información de respaldo del estudio.

Los hombres que toman estos medicamentos no son sólo los que tienen disfunción eréctil, sino también hombres en grupos de alto riesgo que lo toman para mejorar la actividad sexual, dijo el doctor Peter Leone, profesor de medicina en la Universidad de Carolina del Norte y miembro del consejo de la Coalición Nacional de Directores de las ETS. “Así que no es que el medicamento esté provocando la conducta. Sino lo contrario”.

Los hallazgos sugieren la necesidad de una mayor responsabilidad a la hora de recetar medicamentos para la disfunción eréctil, agregó Leona. “Los médicos tienen que darse cuenta que a menos que estos pacientes usen siempre condones o estén en relaciones monógamas, necesitan someterse de manera rutinaria a una prueba de ETS con seguimiento continuo”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: