Relaciones de niñez, brindan felicidad a futuro

El dinero y los éxitos académicos poco tienen que ver con la felicidad, pero el participar en actividades colectivas sí tiene un gran impacto.

16/08/2012 12:01
AA

Varias veces se ha hablado sobre la eterna búsqueda de la felicidad, y se ha comprobado que el dinero y los logros no la ofrecen en realidad, y ahora un estudio realizado en niños, encontró que la clave de la felicidad en la vida adulta, está íntimamente relacionada con la calidad de las relaciones que la persona tuvo en su juventud.

El estudio australiano dirigido por el doctor Víctor Fornari, director de psiquiatría infantil y adolescente del Sistema de Salud North Shore-LIJ en New Hyde Park, Nueva York, reveló que “cuando en la niñez hay una relación duradera, provoca un buen ajuste de la vida que dura hasta la adultez”.

Lo que significa que existe una coherencia en la persona, que incluye si el niño siente que su vida es significativa y manejable.

Cuando esto ocurre, de acuerdo con Craig Olsson, asociado de psicología del desarrollo de la Universidad de Deakin y del Instituto de Investigación Infantil Murdoch en Melbourne, “la participación social registró hacer actividades organizadas, como los deportes de grupo; las estrategias de afrontamiento incluían el uso del respaldo emocional; y la conducta prosocial incluía si una persona creía ser confiable, amable y responsable”.

Y todo se reduce según Olsson a haber encontrado los secretos de la “buena vida”, que el humano ha estado buscando por siglos y sólo se han topado con que la verdadera felicidad no la dan las cosas materiales ni los éxitos personales.

Por el contrario, en esta investigación, decidieron centrarse en la conexión que había entre las personas felices y como se desarrollaban en la vida.

Justamente los que puntuaron alto en los valores con que se conducían y en haber tenido relaciones duraderas y de calidad en la niñez, no estaban interesados en conseguir más y más cosas materiales o logros, sino que seguían interesados en conducirse con ética y calores para sentirse bien consigo mismos y con el mundo”.

Finalmente el hallazgo publicado en Journal of Happiness Studies, que siguió a más de 800 neozelandeses durante 32 años, desde que ellos tenían tres de edad, afirmó que el desarrollo temprano del lenguaje y el logro académico en la adolescencia solo tuvieron una asociación débil con el bienestar, hallaron los investigadores.

Para fomentar la conectividad social, los autores imaginan el desarrollo de “un currículo social de base amplia que fuera paralelo al currículo académico y que cultive el desarrollo de sistemas de valores positivos en los primeros años del desarrollo”, apuntó Olsson, quien ha participado en el estudio desde 2008.

Sin embargo afirmaron que ser un niño feliz, no da garantía de éxito profesional, sino que para ello además se tiene que tener las habilidades de la profesión elegida para triunfar, porque la felicidad no va apegada con el éxito financiero. (Medline)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: