Reportan nueva adicción entre médicos

Doctores y enfermeras en Estados Unidos han sido víctimas del consumo excesivo de un relajante muscular llamado Propofol.

19/03/2013 9:13
AA

La Sociedad Americana de Medicina de las Adicciones informó hoy que se han registrado 22 casos de médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud que han caído en estados de adicción y dependencia de una sustancia anestésica de corta duración llamada Propofol, que se usa como una herramienta previa a la administración de anestesia general, en pacientes adultos y pacientes pediátricos con más de tres años de edad.

El uso irregular de esta sustancia fue reportado por primera vez en 1990, pero en los últimos años se ha incrementado de manera acelerada, hasta el grado que la Sociedad Americana de Medicina de las Adicciones afirma que el uso ilícito de esta sustancia se encuentra en una fase de “expansión virulenta”.

El Propofol fue descubierto en 1977 y es una sustancia que provoca una relajación muscular moderada. Se usa en pacientes que tienen que ser entubados para ayuda respiratoria o aquellos que serán sometidos a una cirugía endoscópica.

Entre los efectos negativos del uso irregular de este fármaco están el disminuir el ritmo cardiaco, episodios de amnesia y posibles paros cardio-respiratorios. Aunque no se demostró totalmente, este fármaco fue asociado a la muerte del cantante Michael Jackson, el 25 de junio de 2009, según la autopsia realizada a fines de ese año.

“El abuso de la anestesia Propofol es un fenómeno rápidamente progresivo dentro del conjunto de usos ilícitos de sustancias entre los profesionales de la salud”, concluye un estudio de la revista Journal of Addiction Medicine, publicado este  lunes 18 de marzo de 2013.

“El Propofol  puede crear una adicción debilitante y con una pendiente de deterioro sumamente pronunciada”, detallaron en el artículo de la revista los doctores Paul Earley y Torin Finver, del Programa de Atención a los Profesionales de la Salud, en el estado de Georgia.

Los investigadores señalaron que el Propofol es una sustancia muy accesible dentro de las salas de emergencias y de cuidados intensivos, pero su vigilancia es relativamente laxa debido a que no se le considera un anestésico fuerte sino una herramienta de sedación previa a otros anestésicos más fuertes. Se le considera un anestésico  de uso muy frecuente y que tiene potencial para ser usado de manera irregular debido a que tiene un efecto relajante muy rápido y a que, a diferencia de otros anestésicos, requiere muy poco minutos para recuperarse totalmente de sus efectos. Sin embargo, su uso entre profesionales de la salud puede generar rápidamente el hábito de usarla sin control.

Los 22 profesionales de la salud que tuvieron que ser tratados o intervenidos por abuso en el anestésico Popofol  reconocieron el poder adictivo de esa sustancia y efectos negativos en sus sistemas cardiovascular y respiratorio. Según el reporte de la revista Journal of Addiction Medicine los profesionales de la salud que fueron intervenidos para atender su adicción al Propofol fueron 13 médicos, 8 enfermeras y un dentista. La mayoría de los médicos y de las enfermeras que fueron atendidos trabajaban en el área de anestesiología de sus hospitales y tenían acceso fácil a dosos de Propofol.

Dentro del conjunto de médicos, enfermeras y dentistas que fueron atendidos por su adicción al anestésico, se observó que la mayoría eran mujeres, a diferencia de los grupos de profesionales de la salud adictos al alcohol, tabaco u otras sustancias, que también han sido estudiados por  Journal of Addiction Medicine.

Al realizar estudios y entrevistas más profundos a los usuarios de Propofol se identificó que la mayoría tenía depresión y algunos habían sufrido abuso sexual siendo niños o adultos. Además, en la mayoría de los casos los pacientes con adicción tenían una historia familiar donde había usuarios de sustancias ilícitas.

La mayoría de los 22 médicos, enfermeras y dentista que pidieron ayuda por tener un problema de adicción al anestésico Propofol informaron que empezaron a usar esta sustancia para poder dormir después de largas jornadas de trabajo. Ellos mismos respondieron que rápidamente se acostumbraron a usar esa sustancia como un paliativo para relajarse antes de dormir hasta que se le hizo imposible conciliar el sueño si este apoyo externo.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: