“Resistencia” al beber aumenta adicción

Un estudio refirió que la “resistencia” al alcohol puede ser un factor determinante para desarrollar una adicción.

25/07/2011 9:25
AA
La “resistencia” o “aguante” cuando se bebe alcohol, es un factor de riesgo importante, sobre todo entre los jóvenes, para desarrollar el vicio. 
 
De acuerdo con los expertos, esta “resistencia” tiene un origen genético en un 60 por ciento de los casos y en un 40 por ciento de las situaciones es adquirido.
 
El problema, según expertos, es que cuando los jóvenes confirman que tienen mayor soporte ante los efectos del alcohol, a diferencia de los demás, se sienten en mayor confianza para seguir bebiendo, sobre todo cuando tienen un problema de estrés, porque al alcohol como remedio.
 
Un estudio realizado por Marc Schuckit, profesor de psiquiatría de la Universidad de California, derivó en el descubrimiento de tres factores que orillan a los jóvenes a beber tanto: el consumo acompañado de iguales, la expectativa puesta en la bebida y recurrir al alcohol para sobrellevar dificultades.
 
Anteriormente se habían considerado estos factores, pero relacionados con la adicción y no con la resistencia al alcohol.
 
Para Schuckit, entre la resistencia y la adicción media un proceso de cinco pasos que involucra al joven con el consumo: 
  1. Se consume buscando tener un efecto en el cuerpo
  2. Se bebe cada vez más para repetir los niveles de sensación
  3. El joven se vincula con otros como él y se instan a beber
  4. Resistencia y relación con los pares aumenta las expectativas sobre lo que debe tomar
  5. Finalmente, resistencia, influencia de iguales y expectativas instan al joven a beber alcohol para evadir sus problemas
 
Por ello, para prevenir el desarrollo de una adicción, los científicos recomiendan identificar los factores y conductas de riesgo para poder detenerla. 
 
Alcohol y estrés
Por otro lado, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Chicago, refiere que el estrés provoca que las personas beban más, ya que se reduce la sensación de placer al tomar, y por eso se bebe más; además de que el alcohol reduce la producción de cortisol, la cual se libera para atacar al estrés.
 
Para Emma Childs, coautora del estudio, es importante que las personas identifiquen las razones por las que toman, para poder identificar patrones dañinos y poder enfocar los cambios de conducta. (Con información de El Universal)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: