Revelan científicos mexicanos el genoma del chile

En una investigación realizada en conjunto con China, encuentran a que al acumular ADN repetitivo, adquirió su característico picor.

03/03/2014 5:22
AA

 

Hace 17 millones de años el chile, la papa y el tomate se separaron de un ancestro común; sin embargo, a diferencia de los otros dos frutos, hace 300 mil años el chile dio un gran salto y comenzó a multiplicar su genoma, lo cual le confirió características únicas como el picor, que hoy resulta sumamente importante no sólo para la industria agrícola o la alimenticia, sino para otros sectores como el farmacéutico.
 
Por lo anterior, actualmente el chile cuenta con 3500 millones de nucleótidos, mientras que el tomate o la papa con sólo 700-800 millones, explicaron los científicos mexicanos Luis Herrera Estrella y Rafael Rivera Bustamante, al dar a conocer los pormenores de la secuenciación completa del genoma del chile, cuyo artículo fue publicado este lunes 3 de marzo en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) de Estados Unidos.
 
Los científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Unidad Irapuato, anunciaron que a partir de esta secuenciación genómica encontraron que el genoma del chile contiene 35 mil genes (poco más grande que el genoma humano que contiene 30 mil genes), y que durante su evolución tuvo una expansión de su genoma al acumular ADN repetitivo o basura.
 
A través de una videoconferencia, los científicos mexicanos detallaron que esta investigación fue desarrollada en colaboración con sus colegas chinos del Ministerio de Agricultura, la Universidad Agrícola de Sichuan y del Instituto de Genómica de Beijing, BGI-Shenzhen.
 
Agricultura y farmacéutica los beneficiados
La secuenciación del mapa genómico del chile permitirá, entre otros objetivos, obtener nuevas variedades de interés agrícola, resistentes a enfermedades y de mayor tamaño, lo que beneficiará a la agricultura mexicana, pero también a la parte culinaria, al controlar su pungencia (picor), el sabor, la textura e inclusive su calidad nutracéutica, además de poder generar compuestos para la industria farmacéutica.
 
Luis Herrera-Estrella, director del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio) del Cinvestav Irapuato  destacó que el análisis del genoma reveló que esta importante planta tiene de tres a cuatro veces más ADN que sus parientes cercanos el jitomate y la papa, lo que da una idea de cómo adquirió la información necesaria para volverse picante. 
 
Luego de estudiar y comparar los genomas de un chile silvestre mexicano (chiltepín o chile piquín) y de la variedad china más importante, Zunla-1, encontraron pistas importantes sobre el proceso de domesticación, el cual tuvo su origen hace 6 mil o 7 mil años en Mesoamérica, explicó Rafael Rivera, ex director del Cinvestav Irapuato; sin embargo, agregó, que con la actual información se comprobará si esta domesticación fue un evento único o eventos paralelos o simultáneos en varios lugares y/o épocas.
 
Rivera-Bustamante comentó que “la determinación del genoma de esta especie representativa de México será una importante plataforma para fortalecer las interacciones entre investigadores mexicanos trabajando con esta especie como ya se ha iniciado con la organización del Instituto Virtual del Chile”.
 
 
Indicó que esta investigación tiene una gran importancia para los dos países involucrados porque China es el principal productor de chile en el mundo seguido de México, que a su vez, es el principal exportador de este producto a escala mundial.
 
Aunado a lo anterior, confió en que este tipo de estudios genómicos puedan sentar las bases para caracterizar, entender y proteger esta riqueza biológica, económica y cultural originaria de México.
 
El estudio “Genome sequences illuminate pepper evolution, domestication” se realizó por el consorcio internacional donde por la parte de China participaron Cheng Qin, del Ministerio de Agricultura y la Universidad Agrícola de Sichuan y Xiaodong Fang, del Instituto de Genómica de Beijing, BGI-Shenzhen.
 
Langebio-Cinvestav se encargó de hacer todo el análisis de genes que tiene que ver con la forma tamaño y color del fruto, así como el proceso de maduración, además de hacer el análisis comparativo con el jitomate, para lo que utilizaron el clúster de cómputo llamado Mazorka. De hecho, en el laboratorio se resecuenciaron 50 genes potencialmente implicados en el proceso de domesticación en 30 chiles comerciales y 10 silvestres. (Fuente: Cinvestav

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: