Revelan relación entre obesidad y asma

Algunos creen que se debe a la inflamación sistémica de bajo grado que produce la obesidad, otros lo atribuyen a la resistencia a la insulina.

02/06/2010 10:11
AA

Existe una relación entre la obesidad y el asma, de acuerdo con un nuevo estudio.

Algunos trabajos anteriores ya habían demostrado la asociación entre ambas enfermedades, que crecieron en las últimas tres décadas, señaló en la revista Allergy la doctora Jun Ma, del Instituto de Investigación Médica Palo Alto, en California.

En entrevista con  SUMEDICO, Margarita Fernández Vega, jefa del Departamento de Formación de Personal en Salud de Posgrado del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, comentó que es importante identificar cuál es su desencadenante, el cual puede ser alérgico o no alérgico.

Por su parte, el equipo de Ma analizó las respuestas de 4.500 hombres y mujeres a una encuesta llamada National Health and Nutrition Examination Survey entre el año 2005 y el 2006.

Del total de participantes, un tercio tenía sobrepeso y otro tercio, obesidad. El 41 por ciento era alérgico y el 8 por ciento era asmático. Ambas enfermedades están asociadas en algunas personas.

El 12 por ciento de los obesos tenían asma, a diferencia del 6 por ciento de los participantes con peso normal. Y la posibilidad de desarrollar la enfermedad respiratoria aumentó con el índice de masa corporal (IMC) y la circunferencia de cintura.

El riesgo de asma se triplicó en la mayoría de los participantes obesos.

Pero se desconoce por qué ambas condiciones estarían asociadas. Algunos creen que se debería a la inflamación sistémica de bajo grado que produce la obesidad, mientras que otros lo atribuyen a la resistencia a la insulina, la hormona reguladora del azúcar en sangre, que preanuncia la aparición de la diabetes.

El 37 por ciento de los participantes eran diabéticos o resistentes a la insulina, pero el estudio no halló pruebas de que la resistencia fuera responsable de la relación. La alergia tampoco estuvo asociada con esta variable ni con el peso corporal.

Los resultados no establecen la posibilidad de que la insulina sea el nexo entre la obesidad y el asma, sino que existirían otros motivos potenciales de esa compleja asociación, agregó la autora.

Por otro lado, comer dos o tres hamburguesas a la semana está relacionado con desarrollar asma, mientras los niños que siguen una dieta mediterránea tienen un menor riesgo de padecer la enfermedad, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Thorax.

Además de que comer fruta, vegetales y pescado protege contra la enfermedad.

Comer hamburguesas está relacionado con hábitos poco saludables, que podrían desencadenar los  factores que conllevan el desarrollo de la enfermedad.

El estudio incluyó a 50.000 niños de 20 países y se consideraron los hábitos de comida tanto en países pobres como ricos entre 1995 y 2000.

Además, se preguntó a los padres de los niños acerca de la dieta de sus hijos y si habían sido diagnosticados con asma o si o respiraban con dificultad.

Los efectos de la dieta variaban dependiendo de dónde habitaban.

Por ejemplo, las frutas y los vegetales parecían proteger más en los países más pobres, mientras que comer una gran cantidad de pescado era más efectivo en los ricos.

Comer tres hamburguesas o más estaba relacionado con un mayor riesgo de asma y dificultades respiratorias, pero sólo en países ricos.

Los resultados se explican porque el asma es una enfermedad compuesta por una gran variedad de síntomas, más que una sola condición, y diferentes factores pueden desencadenar efectos diferentes en distintas partes del mundo, explicó la doctora Gabriele Nagel, del Instituto de Epidemiología de la Universidad de Ulm, Alemania, y autora principal del estudio.

“Esto nos proporciona un mejor entendimiento de cómo el asma afecta de manera diferente a distintas personas, y sus efectos en países desarrollados y en vías de desarrollo”, afirmó.

El estudio muestra que una dieta rica en fruta y vegetales puede ser beneficiosa debido a los efectos protectores de los antioxidantes que se encuentra en la vitamina C.

Los altos niveles de grasas poco saludables podrían incrementar el riesgo del asma. Sin embargo, los autores del estudio señalaban que había que tener en cuenta que los niños que comen tres hamburguesas a la semana tienen más posibilidades de llevar un estilo de vida poco saludable.

Sin embargo, el estudio no consideró los niveles de obesidad.

La organización Asthma UK, una ONG especializada en asma en el Reino Unido, dijo que esta investigación podría ayudar a entender la relación entre asma y dieta.

Además, afirmó que el peso de los niños podría tener una influencia significativa en el desarrollo de síntomas asmáticos.

La doctora Elaine Vickers, jefa de relaciones de investigación de Asthma UK, afirmó que estudios anteriores habian demostrado que una dieta de tipo mediterránea rica en frutas y verduras puede ayudar a reducir las posibilidades de que los niños desarrollen el asma.

“Nuestro consejo para los padres es que se aseguren que los niños siguen una dieta equilibrada y saludable y que practican mucho ejercicio”, agregó.

Sin embargo, el doctor Keith Prowse, de la British Lung Foundation (la Fundación Británica del Pulmón) afirmó que se necesitaba más investigación para establecer una relación concluyente.

“Pero nos gustaría reforzar la idea de la necesidad de que los niños tengan una dieta equilibrada y saludable”, afirmó.

Con información del HealthDay y BBC


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: