Riesgos de ceniza volcánica en la salud y cómo prevenirlos

Está formada por partículas producidas por la fragmentación de las rocas durante las erupciones y tienen un tamaño menor a 2mm.

04/06/2018 7:30
AA
ceniza volcánica

La ceniza volcánica puede tener repercusiones en la salud, tales como irritaciones en los ojos, daños en la piel y hasta problemas respiratorios, pero qué hacer ante los riesgos y evitar que la ceniza dañe nuestra salud.

La ceniza volcánica recién expulsada tiene un recubrimiento de ácido que suele desaparecer con las lluvias, no obstante ésta puede ser llevada por el agua a mantos acuíferos para el consumo de las personas.

>>Te puede interesar: Cenizas del “Popo”, no son riesgo para la salud

 

Riesgos de la ceniza volcánica en la salud 

De acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres, la ceniza volcánica está formada por partículas producidas por la fragmentación de las rocas durante las erupciones y tienen un tamaño menor a 2mm.

Esta ceniza suele estar caliente en las inmediaciones del volcán y se va enfriando cuando cae a mayor distancia, no obstante los daños indirectos que provoca son:

1 Oculares: La ceniza volcánica al tener recubrimiento de ácido causa irritación en los ojos

2 Cutáneos: Al contener un grado de acidez, la piel se lesiona hasta inflamarse.

3 Respiratorios: La combinación de gases ácidos y cenizas provocan daños pulmonares a aquellas personas como ancianos, niños y pacientes con enfermedades respiratorias graves o crónicas como el asma.

En otros síntomas que se derivan de la caída de ceniza volcánica, se encuentra la intoxicación, en caso de beber agua contaminada por éstas.

Te recomendamos: Rescató a su perrita tras erupción del Volcán de Fuego

¿Cómo protegerte de la ceniza volcánica?

La Secretaría de Salud describe la ceniza volcánica como áspera, arenosa, vidriosa y maloliente, sin embargo ésta puede variar su apariencia dependiendo el tipo del volcán y forma de erupción. Para ello, brinda algunas medidas de protección y prevención:

* Evita hacer actividades al aire libre.

* Protege tus ojos, nariz y boca, si tienes la necesidad de salir a la intemperie.

* Cierra puertas y ventanas.

* Sellar con trapos húmedos las rendijas y las ventilas, para limitar la entrada de ceniza a casas y edificios.

* Sacude la ceniza con plumeros para que no se rayen las superficies.

* Tapa tinacos y otros depósitos para que no se contaminen.

* Cubre aparatos, equipos y automóviles para que no se deterioren ni rayen.

* Evita conducir el automóvil, ya que la ceniza reduce la visibilidad y vuelve el pavimento resbaladizo.

* Si tienes mascotas, vigila que el agua y los alimentos que consumen no se contaminen.

La ceniza volcánica es perjudicial para la salud por diferentes motivos y se introduce por todos lados, por ello se aconseja separarla de la basura normal y llevarla a lugares apropiados para evitar que el viento o la lluvia lo disperse.

Con información de (Expansión y Centro Nacional de Prevención de Desastres)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: