Los peligros de enterrar los pies en la arena

Pizacón y ampollas en pies y entre los dedos, son parte de los primeros síntomas.

26/07/2018 3:36
AA
pies en la arena

En esta época de verano en lo último que nos preocupamos son en las infecciones de diversos tipos que podemos adquirir en las playas, pero si eres de los que gusta caminar, enterrar el cuerpo o los pies en la arena, después de leer esto pensarás dos veces antes de volver a hacerlo.

El Medical University of South Carolina informa que existen dos tipos de gusanos que habitan en zonas sombrías, húmedas y cálidas tal como la arena, por ello si decides dejar por un largo rato tus pies en la arena, es necesario que estés atento a los síntomas y reacciones para evitar que la infección avance.

>>Te puede interesar: 7 tips para disfrutar la playa aún con tu periodo

Los pies en la arena en riesgo de infección por gusanos

La anquilostomosis o anquilostoma, es una infección causada por la infestación de parásitos que pueden llegar a afectar el intestino delgado y hasta los pulmones. En caso de que llegue a entrar un gusano a nuestro cuerpo, éstos comienzan a crecer y a alimentarse de nosotros.

Sin embargo, para que puedas detectar si algún gusano entró en tu cuerpo es necesario que tomes en cuenta los síntomas generales por anquilostomas:

* Picazón y ampollas en sitios donde ingresaron los anquilostomas (pies o entre los dedos)

* Tos leve y garganta irritada

* Náuseas, diarrea, vómito y gases

En cuanto al tratamiento para la infección por anquilostomas, lo primero que se recomienda es eliminar los parásitos y sus huevos del cuerpo de la persona infectada, lo anterior con ayuda de medicamentos; para ello consulte a su especialista.

Te sugerimos: Ir a la playa tiene sus beneficios ¡conócelos!

Anquilostoma, el gusano que infectó a un adolescente en playa de Florida

Un reciente caso relacionado con la infección por anquilostoma sucedió en Florida, cuando el y algunos amigos se enterraron en la arena y al final de sus vacaciones comenzó a sentirse cansado y empezó a tener dolor en las orejas, posteriormente aparecieron protuberancias en su muslo derecho y más tarde le fue diagnosticado anquilostoma.

Los gusanos tenían de dos a tres pulgadas de largo. 

Los gusanos tenían de dos a tres pulgadas de largo.

Dentro de ese viaje, otras cuatro personas también fueron reportadas infectadas por los parásitos. Para el tratamiento, le hicieron una criocongelación con nitrógeno líquido en ambos pies y pantorrilas; ya que los gusanos tenían de dos a tres pulgadas de largo.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: