Rinitis alérgica ¿por qué aumenta en primavera?

El control ambiental y el alejamiento del paciente de los alérgenos son parte del tratamiento para esta enfermedad.

22/03/2018 4:10
AA
rinitis alérgica, qué es, síntomas, tratamiento

Las alergias se consideraban especialmente comunes en estaciones como la primavera o invierno, sin embargo cada día son más frecuentes y se han vuelto atemporales debido al cambio climático. Esto no priva de que durante primavera los casos de  rinitis alérgica en nuestro país aumentan. ¿Por qué?

Se estima que alrededor de 33% de los mexicanos padece alguna forma de alergia, lo cual es similar a las tasas mundiales reportadasEntre las zonas más afectadas por casos de alergia se encuentran el sureste mexicano (Yucatán, Campeche, Quintana Roo), la península de Baja California y área central del país (Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Querétaro).

 De acuerdo con varios estudios, las alergias afectan más a hombres en una relación 2:1 y en general en la etapa infantil los cuadros son más frecuentes dada la inestabilidad del sistema inmune. Entre estos padecimientos, la rinitis alérgica es uno de los más estudiados.

Te recomendamos: Terapia con abejas puede ser mortal

¿Qué es la rinitis alérgica y cómo tratarla?

Para tratar una rinitis alérgica es importante tener un buen control ambiental, y conocer nuestra debilidad ante ciertos alergenos, dijo el doctor Javier Woo, otorrinolaringólogo, miembro de la  Sociedad Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SMORLCCC), durante la charla “El otorrino cerca de ti: Rinitis alérgica”.

La rinitis alérgica o alergia nasal es un padecimiento muy común, que ocurre a causa de un agente alergénico, el cual provoca inflamación de membrana interna de las mucosas, así como la estructura de la nariz, y por sus síntomas puede llegar a ser incapacitante, llegando a afectar la calidad de vida del paciente.

El especialista señaló que alrededor del 70% de las alergias son riníticas, y esto provoca que dicho padecimiento sea el sexto lugar en consulta con especialistas a nivel mundial, y la segunda causa en pacientes pediátricos.

Para prevenir complicaciones y contar con el mejor tratamiento, es vital identificar el factor al que es alérgica la persona y acudir al especialista ante la persistencia del cuadro, no automedicarse, así como entender que las alergias se pueden controlar, por lo que cualquier paciente puede llevar una vida prácticamente normal si está suficientemente informado

Explicó también que la rinitis y el asma tienen una comorbilidad común, ya que su origen es muy similar, tomando en cuenta que ambas enfermedades afectan la misma vía aérea; y en el caso de la rinitis, la afectación se ubica principalmente en vía aérea superior.

Síntomas de la rinitis alérgica

En cuanto a los síntomas de la enfermedad, el doctor Woo señaló que, el más destacable es el escurrimiento de moco, además de congestión nasal, estornudos frecuentes, así como comezón en el interior de la nariz y en los ojos, lagrimeo y resequedad de las fosas nasales.

“También pueden presentarse sibilancias en nariz y pecho, así como alteración del olfato, fatiga crónica, carraspeo, alteración del sueño y tos crónica”, abundó el doctor Woo.

Señaló también que al haber nervios en todo el organismo, “éstos están hiperreaccionando, causando inflamación y una estimulación de glándulas, pero a pesar de que la enfermedad se tiene en todo el organismo, hay un órgano de choque, en donde más se sobreestimula la enfermedad”.

Entre los principales factores predisponentes para una reacción como la rinitis alérgica se encuentra la contaminación ambiental, “factores anatómicos como un cornete sobreestimulado, infecciones repetitivas, excremento de cucarachas y ácaros, polen, algunos medicamentos, e, inclusive, alimentos, los cuales son histamínicos; pero también, este tipo de alergias, pueden presentarse con frecuencia en niños que no tuvieron lactancia materna, o cuando ésta fue escasa”, explicó el doctor Woo.

Explicó que la genética tiene un papel importante para el desarrollo de la enfermedad, “en ese caso, los marcadores genéticos pueden decirnos en dónde radica el problema, aun sin haber alergia es posible advertir en dónde se presentará”, indicó el especialista.

De acuerdo con porcentajes, el médico puntualizó la capacidad de riesgo cuando existe alguna conexión genética:

  • Sin padre con alergia = 15% de posibilidad que alguno de los hijos la padezcan.
  • Con padre alérgico = 40% de probabilidad de padecer alguna alergia.
  • Con dos padres alérgicos = 60% de riesgo.
  • Con un hermano alérgico = 35% de riesgo.

Indicó que la rinitis puede dividirse en cuatro etapas y grados, de acuerdo con la sintomatología del paciente:

  • Intermitente: El paciente presenta molestias menos de 4 días a la semana, y menos de 4 semanas.
  • Persistente: El paciente presenta molestias en cuatro de los de los 7 días de la semana.
  • Leve: Las molestias no interfieren con el sueño, y no hay problema con las actividades laborales, deportivas, escolares, etcétera.
  • Moderada o severa: No interfiere con el sueño pero sí con las actividades diarias, tiene problemas laborales y los síntomas son considerados muy molestos.

Conoce más de: Efectos positivos de la primavera en la salud

Medidas de prevención y contención

Para tratar una rinitis alérgica, de acuerdo con lo expresado por el médico, se atacan las molestias principales por medio de antihistamínicos y descongestionantes, “sobre todo si hay obstrucción nasal”, explicó. Además, se recomienda considerar las siguientes medidas:

 

1. Recurrir a la línea de fármacos para controlar la alergia: soluciones salinas, antihistamínicos, esteroides tópicos, y antileucotrienos, cada uno tiene una función específica y un momento en donde usarlos.

 

2. Identificar si los cuadros respiratorios que se padecen son por infección o son cuadros repetitivos que orientan a alguna alergia.

3. Evitar el uso de alfombras, peluches y mantener plantas en las habitaciones de descanso.

4. Mantener las ventanas cerradas por la noche para evitar que entre polen en la casa. Utilizar aire acondicionado con filtros.

5. Reducir las actividades del aire libre por la mañana temprano entre las 5-10 horas (emisión de pólenes) y de 17-22 horas (período de descenso del polen desde la atmósfera al enfriarse).

6. Evitar cortar el césped o estar cerca del césped recién cortado. El corte del césped agita el polen y el moho.

7. Evitar la automedicación.

Asimismo, el especialista hace hincapié en que una de las medidas más importantes es tener un “buen control ambiental”, esto es evitar, en la medida de lo posible, la exposición a los alérgenos relacionados con la alergia, “por ello es importante identificarlos plenamente para poder atacarlos”.


2 comentarios

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: